La punción

El día 28 de mayo, fue  el día de la tan esperada punción. La verdad que dormí bien (dentro del dolor más o menos intenso en mi ovario izquierdo). Teníamos cita a las 8:45 en quirófano y nos habían citado a las 8;15 en la clínica.

Nos despertamos a las 6:25, y a las 6:55 ya estábamos en el coche para buscar a mi Madre, que quería venir a acompañarnos. A mí me daba mucha penita que la pobre tuviera que madrugar tanto, pero ella necesitaba estar conmigo en este momento, ¿si no es por tí, HIJA,  por quien voy a hacer esto? Soy tu madre. Cuando Madre me dice estas cosas, me hace recordar lo mucho que se quiere a un hijo, y quizá algún día yo también lo sentiré en mis huesos.

Amaneció lloviendo y el tráfico en la ciudad era un caos.  Tardamos muchísimo en llegar a  casa de mis padres. Ya eran las 7:40 y estaba bastante nerviosa por no llegar a tiempo, la ciudad estaba muy colapsada. Pero mi padre, que sabe latín sin saber declinar rosa-rosae nos dijo por dónde podríamos atajar y así lo hicimos. Gracias a él estábamos en la clínica a las 8:10 (Bueno, y a que Mr. Popero se jugó en tipo saltándose tropecientos semáforos en ámbar y circulando más rápido que jamás antes).

Tuve que esperar un poquito y enseguida me llamaron para ir a la zona de quirófano. Me cogieron los datos y el DNI y me despedí con un beso muy grande a mis dos amores: Mi Ma y Mi Mr. Popero. Pasé a una habitación pequeña donde me tuve que desnudar, ponerme una bata de las del culo al aire, gorro y patucos… y ahí me empecé a poner nerviosa. Porque estaba solita, porque no sabía que iba a pasar, nunca había estado en un quirófano, ni me habían puesto una anestesia… ¡era toodo tannn nuevo! Solté un par de lágrimas, pero YA.

Vino una enfermera para cogerme la vía. Esto sí que me daba terror de verdad. La quería poner en el flexor, en la parte anterior del codo pero le supliqué que no lo hiciera ahí, que es mi punto débil y me da aunténtico pánico. Así que lo intentó en la mano izquierda, pero la vena se escabullía y al final lo hizo en la derecha (menos mal, ya me veía agujereada cual redecilla)

Me miré a mí misma desde fuera, pinchada con un suero, que me dolía, con una VIA…. ¡¡UNA VIAA!!, pensé que nunca iba a llegar este momento. Me dí cuenta de que todo esto lo estaba haciendo por mis bebés, y me sentí muy fuerte y muy valiente. (Pequeñ@ algún día te tendré en mi barriga, pero nunca olvidaré todo esto).

A continuación una enfermera me ayudó a bajar y fuimos caminando al quirófano, que me dió menos respeto de lo que pensaba. El equipo se fue presentando y fueron muy simpáticos y me tranquilizaron mucho. Me subieron a la mesa y pusieron una pierna en cada lado, amarrándola (esto me pareció un poco uff, jajajaja). Llegó la doctora con un gorrito muy divertido y mientras, la anestesista me insertó un chute de algo que dolió un poquito a la altura del brazo. No problem, en ese  momento me pusieron una mascarilla y me fui sintiendo cada vez más liviana, mientras se me iban cerrando los ojos…

…Y alguien me dijo Estrella, te tienes que ir despertando… y desperté en la habitación, tapada con una manta calentita. ¿Quién me había llevado hasta allí? Sentí una mezcla de modorra, borrachera y dolorcillo. ¿Te encuentras bien?, a lo que yo asentí. La verdad es que no me hubiera levantado en tres horas de allí, que agusto.

De repente me dí cuenta de lo importante entonces ¿Cuántos folículos se han sacado?. 24 folículos, contestaron. ¡¡Que guay!! Tengo bebés para dos equipos de futbol, le dije… (cuántas gilipolleces escucharán al cabo del día de recién despertadas de la sedación?).

Me dieron un zumo de manzana, que me desacartonó la garganta seca que tenía (supongo que de la mascarilla) y cuando lo terminé me avisaron de que me tenía que ir vistiendo. Pensé “uhmmm aummm..¿con este pedo que llevo?“. Así que más o menos al ritmo que quien llega a casa y se quita abrigo, bufanda, chaqueta, vestido, medias y sujetador para acostarse a las 7:00 de la mañana, me vestí. Me quitaron la vía y me dieron cita para el jueves 5 de junio para ver que tal sigo  y que me tomara 2 cápsulas de progesterona durante 5 días (menos mal que me lo dieron apuntado, sino no me hubiera acordado bien de todo).

Me acompañaron a la puerta y entonces los vi a través del cristal. Allí estaban Madre y Mr. Popero, las dos personas que más me quieren del mundo, mirándome con una cara de felicidad y de amor a la vez. Yo estaba medio dormida,  medio pedo, y un poco empanada y salir a la calle con la lluvia me pareció super hostil.  El camino a casa fue un poco molesto, me retumbaban los baches en mis doloridos ovarios, parecía que no llegábamos nunca  y mi madre no paraba de preguntarme ¿¿Quieres cocido?? ¿Tienes paracetamol? ¡¡Espera que yo te doy de TÖ!!! ¿¿Te encuentras mal??... y yo contestaba... sii,noo,mmm... (lo pongo así, pero porque no hay miniminúsculas).

Llegamos a casa a las 11:00 AM y me tomé un Paracetamol y me metí en la cama, estuve hasta la 1:15 dormida. Traté de tomar mucho líquido, que por lo visto es vital para evitar el SHO (síndrome de hiperestimulación ovárica). Me tomé el cocidito de mi madre y volví a echarme la siesta.

La post-punción entre las 18 y las 21 fue bastante molesta, me dolía mucho el lado del ovario derecho y se extendía hacia el riñón, me tenía doblada . La gente de la clínica me llamó a media tarde para ver que tal. Le dije a todos los que saben y me preguntaban, Madre, Mr. Popero y SuperCuñá que estaba un poco dolorida, pero la verdad es que lo pasé canutas, no podía ni moverme del sofá levemente. Yo quise pensar que son dolores normales pero mi pequeño Mr. Popero insistía con llamar a la clínica o llevarme a urgencias.

El hecho de plantearme es hiperestimulación me tiene aterrada, quiero ser yo lo antes posible, y me duele pensar en que si me toca el gordo me voy a perder el viernes uno de mis conciertos favoritos y dentro de una semana la boda de mi amiga, me desespera. Pero hay que canalizar, ahora toca recuperarse. We will see.

A partir de las 21 fue todo mucho mejor, además estuvimos viendo un capitulazo de Juego de Tronos, así que genial.  Y esta noche he dormido muy bien, me he despertado para ir al baño y a las 5:00 me tomé otro calmante. Hoy ya estoy bastante mejor, aunque sigo en reposo y bebiendo mucha agua y aquarius.

Y eso ha sido todo, estoy a la espera que me llamen de la clínica para decirme cómo ha ido la fecundación y cuántos embriones tenemos :), ¡qué nervios!

 

 

Anuncios

5 pensamientos en “La punción

  1. que ilusion estrellita, a ver cuantos fecundan, y ya mismo l transfer, que me imagino sera ya lo más, de lo más, a final de mes si todo va bien me veo igual que tu, asi que me tranquiliza que no te enteraras de nada, aunque luego estuvieras molesta, eso me lo espero, pero bueno, todo sea por…..ya nos vas contando que tal va todo, estoy hasta nerviosa!!!!

  2. Eres toda una campeona!!! y con una vía en la mano!! jajaja pero si ahí es donde más duele!!! cuánto me alegro de que hayan sacado tantos folículos, qué buena pinta! ojalá te llamen pronto, no te han dicho más o menos cuándo van a hacerlo??? qué nervioooos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s