Eric se va de concierto…¿los niños nacen o se hacen?

No puedo evitarlo, me encanta tener un niño al que llevamos a todas partes. De hecho me cuesta imaginarme la vida de otra manera: viene con nosotros a cenar y le sentamos en la trona a comer con nosotros, está en casa de nuestros amigos y se duerme en su silla, estamos todo el día fuera de casa, vamos a aglomeraciones de gente, y la última fue llevarle a un festival de música en el que se lo pasó en grande.

IMG_20160522_194651b

Cuando está por ahí le veo contento, despierto, súper simpático, feliz de interactuar con pequeños y mayores y de llamar la atención. Veo que se duerme en su silla ( a veces con empeño nuestro, otras lo hace él solo). Está claro que a veces se queja más que otras o está mas o menos cómodo. Pero lo hacemos y si salimos y nos la monta, nos aguantamos. Son niños y estamos con él y le entretenemos

Y entonces aparece la gran duda…cuando hay familias que se quedan en casa sin salir alegando que el niño, el niño, el niño… ¿es realmente culpa del niño?, o ¿son los padres los que están más cómodos en su casa con todo controlado?

Está claro que el otro día no me bebí mi cerveza con tanta tranquilidad que antaño, ni escuché a mi grupo en primera fila, sino que opté por un lugar algo más lejos con nuestro pequeño dando vueltas, explorando, jugando. Pero, ¿cual es la verdadera culpa de quedarse en casa?, ¿no es cuestión más bien de que los padres no quieren quebrarse la cabeza? La polémica está servida.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Eric se va de concierto…¿los niños nacen o se hacen?

  1. Mira, yo antes pensaba como tú. Cuando tenga un hijo no dejaré de hacer esto y lo otro… ja!
    Cuando te toca un niño “normal”de esos que se quedan dormidos en sus sillas y que no les cuesta nada adaptarse a los nuevos sitios genial!
    Si te toca un niño como el que me ha tocado a mí te digo que, no es que no puedas hacer todas esas cosas, las puedes hacer pero ni tú ni el niño disfrutáis. El mío tiene problemas para conciliar el sueño hasta en casa, chilla, se pone histérico me destroza las tetas… en cuanto hay un poco de jaleo se agobia, no puede estar sentado más de 15 minutos en su silla. Y eso ya es todo un logro… El simple hecho de trasladarle en la sillita del coche para ir a ver a los abuelos ya es un trauma. No quiere, llora pero histérico y cuando ve a los abuelos se pone a llorar como un loco… cuando volvemos a casa parece que volvamos de la guerra. Hace poco estuvimos en un hotel en la playa y….un horror…no pudimos estar tranquilos en el bufet porque enseguida le entraban los nervios y con los llantos molesta a los demás. Un día a las 10 de la noche nos daba vergüenza entrar en las habitaciones porque tenía una perra que iba a despertar hasta a las cucarachas…
    El viaje hasta la playa es peligroso… le llevamos fuera de su silla porque es imposible. Y esto está muy mal…pero si queremos viajar es lo que hay…
    Bueno, te contaría mil cosas. Lo único que te puedo decir es que si tienes la suerte de que te ha tocado un niño tranquilo disfrútalo y no juzgues a los demás que probablemente han dejado de hacer cosas chulas por otros motivos.
    Es duro, nadie puede entendernos hasta que tiene un niño igual. Lo escribo con lágrimas en los ojos porque la sensación de que tu hijo no está contento nunca y tú no sabes como disfrutarle no se la deseo a nadie.

    • Ay, entiendo bien lo que dices y creo que tiene que ser una pena grande la sensación de que tu hijo no esté contento nunca, debe ser muy estresante para vosotros. En realidad existen familias como la vuestra, en las que el niño monta el pollo y no se encuentre bien fuera de su entorno. Siento si mis generalizaciones te han molestado y te pido disculpas por ello, pero también hay familias comodonas.
      Eric lloraba mucho de pequeño, le costaba mucho ciertas cosas pero nunca he dejado de hacerlas y las ha normalizado: También me monta pollos en restaurantes, en la silla del coche, hay viajes horribles… pero supongo que nada tiene que ver con lo vuestro. Mucho ánimo!!

  2. A mi me ha pasado exactamente como a Laura, que ha escrito antes. Nosotros no hacemos cosas no por comodidad, sino porque se convierten en una pesadilla con mi hija. De hecho yo soy musico y me encantaría poder ir a mis conciertos de siempre, pero lo evito. Me he tenido que salir de teatro de títeres, museo, acuario, restaurantes ect porque nos la monta en gordo y los demás asistentes tampoco merecen no poder disfrutar de algo por culpa de mi niña.
    Si vuestro niño si os da estas licencias, disfrutadlas a tope!!!! Es un regalo, os lo prometo!!! Nosotros hacemos lo que podemos 😉 un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s