Trauma tras el parto

Han pasado muchos meses desde que nació Gusiluz, pero hay cosas que no se olvidan y ya creo que nunca lo harán. Lo evito, buscaba olvidarlo, lo relacionaba con la lactancia, con el dolor, con el calor del verano, pero la puta realidad es que tengo trauma tras el parto.

Le echo mucha valentía a la vida, soy una persona existencialista de las que piensa que se hace el camino al andar y que todo lo que me proponga lo consigo con esfuerzo, con saber hacer, informándome y siendo consecuente, tomando decisiones y eligiendo

Pero cuando nació Eric dio igual mi constancia, el esfuerzo, el amor y las ganas que le puse para parir. Dieron igual técnicas para inducir el parto y para dilatar mejor y tengo la amarga sensación de que mi cuerpo no supo estar a la altura de las circunstancias. Tras 15 horas de dolores antes de ingresar y 20 horas de parto en el hospital, de tener que ir revocando con rabia el plan de parto, estar dilatada completa… me tuvieron que llevar corriendo al quirófano y sacar a Eric echando leches. Y pasar un postparto terrible.

Pero lo cierto de esto es que a veces tengo ganas de llorar de impotencia al recordarme en esa cama a oscuras: sin bebé, sin tripa, sin marido, sin mi mami, sin nada. No sabía si estaba viva o me iba a morir. Solo sentía un vacío enorme y unas ganas inmensas de llorar de dolor y de debilidad (las mismas que ahora). No lo había conseguido, ¿qué hacía ahí hecha una basura?, ¿ por qué todo había salido tan mal?.

Además, no os he contado que me encontré con una desgraciada en la sala de estimulación de la leche. A ella le hicieron la cesárea programada una hora antes que yo y se encargó de relatarme el backstage de la obra de teatro. Cuando ella estaba en la REA del quirófano vió -y me contó – desde como corrieron todos, como anularon la cesárea programada que había, como fue de grave el asunto, que casi se MUERE mi hijo y lo que decían las enfermeras y como vio llorar a mi familia.  Esto fue tremendo. La segunda noche en el hospital en mi estado y cuando esta payasa de la función me cuenta esto no sabía si reir o llorar… finalmente acabé arrastrándome a la habitación para coger al niño y llorar amargamente porque no sabía que repercusión tendría todo eso.

Tampoco soporto el hecho de no acordarme de nada, no haber sido consciente.  Mr. Popero ha tenido que reconstruirme la historia porque no me acuerdo de lo que debería ser el gran momento de tu vida.  Yo estaba en una gran borrachera narcótica y no tengo en la mente a mi niño, ni recuerdo la primera foto de Eric con lucidez, de hecho le ví por primera vez horas más tarde en mitad de una nebulosa. Tampoco me acordaba que le tenía en brazos al subir a planta.

Odio recordar la cara de pena de las enfermeras, mi tripa atravesada con esas grapas, cuando me levanté a hacer pis al baño y no llegué, no poder cambiarme las braguitas, ni coger a Eric.  La tiritona agarrada a los azulejos del hospital en la primera ducha. El no llegar a ver bañar al niño y el dolor inmenso en las curas. El ver las chicas de alta y yo apenas podía tenerme en pie cuando me tocó a mí.

Esta tarde he hablado con un grupo que adoro de Whatssapp con más mamis de 2015 y de nuevo he vuelto a remover todos estos traumas del parto. Y pienso que soy una pesada con esto,  pero de verdad que no puedo olvidarme. Se me pone la piel de gallina y me tiembla la voz si tengo que contarlo, pero necesito hacerlo.

Y lo que peor llevo es el aspecto psicológico, el no haber sabido parir. Me siento una mujer de segunda, aunque haya estado en un paritorio y empujando, aunque cuando me llevaban corriendo con la camilla al quirófano lo único que quería es que a Eric lo sacaran ya, vivo. ¿ Porqué no me respondió mi cuerpo?, ¿porqué no dilataba bien?, ¿porqué fui tan inútil?.

Aunque el parto fue duro y  no me arrepiento de nada, ya sabéis que mucho peor fue el postparto de esa cesárea que además se ha quedado medio hipertrófica y te recuerda cada día que no supiste estar a la altura. 

Escuché de refilón que las que tenemos cesárea no sabemos lo que es parir. Mi tía me dijo tres semanas tras el parto que vaya flojucha, que si era la única que había tenido una cesárea en la tierra para encontrarme así y que no soy digna de ser mujer de la familia (ole, ole y reole). Mi madre me consuela diciendo que menos mal que está aquí (ella perdió a mi hermano, su primer hijo tras una negligencia médica gorda en un no parto).  Hay chicas que no quieren ni escucharme, ya que es más fácil decir bueno pero mira que mono está, merece la pena. Otras que menos mal que ellas lo sacaron de dos empujones y lo que es peor, me dicen que porqué me aguantaron tanto, que las cesáreas molan mucho.

Lo único guay es que sé que lo di todo, y el equipo médico también – gracias al 12 de octubre por respetarme el parto de corazón, y buscar la manera, intentarlo conmigo y estar totalmente a la altura.-

IMG-20151210-WA0022

Gracias a Natalia, mami de Pablo por enviarme esto tan precioso que me hace sacar una sonrisa.

Ahora, echo a temblar en pensar en volver a pasar por todo ello , en tener que volver a pasar por otra fiv, ser consciente, disfrutar del embarazo, esperar al parto con amor y ganas, con dos ovarios y valentía como la primera vez, aguantar dolor y demás… y volver a ser una inútil para parir.

 

Llegar a la semana 40 de embarazo. Monitor y a esperar.

Hola chicas! Estoy a punto de llegar a la semana 40 de embarazo (39+6).

Me gustaría hablar de mil cosas como he ido haciendo en todo el embarazo, pero siento que he llegado al momento que no hay nada que contar: He preparado mil cosas como la habitación de Eric o el bolso del hospital (el cual he revisado muchas veces) pensado el plan de parto, hecho todas las pruebas, monitores, he pasado y superado el miedo al dolor de parto

Pero esto de que desde hace tres semanas ya esté todo preparado porque pueda ser en cualquier momento agota a cualquiera. El móvil se llena de mensajes de que poquito queda, ya está aquí, o incluso el todavía estás así?. Mamás de foros o Twitter como tú te preguntan diariamente (algunas salieron de cuentas después ya han dado a luz)… el final del embarazo se hace pesado psicológicamente, además de físico.

Lo genial es que esta semana Mr. Popero está de vacaciones y estoy mucho más tranquila con él a mi lado, paseando, saliendo por el campo y a los parques en esta Semana Santa tan soleada que hace en Madrid.

Los monitores de esta semana

Esta semana tuve monitores el lunes (39+4)  y durante el mismo tuve una contracción que llego a 60 de intensidad. El médico observó que el pulso de Eric bajaba de 140 a 114 con la contracción y nos envió al hospital para hacer otro registro. Entré por urgencias y la ginecóloga me dijo que no había nada de qué preocuparse, pero aún así una matrona me puso monitor de 40 minutos, que se hace justo al lado de las salas de dilatación del hospital. Maridín entró conmigo muy emocionado porque así conoció donde estaremos cuando venga Gusiluz.

Después la doctora lo observó y me dijo que todo está perfecto y que sí que me dieron algunas contracciones preparto, pero que no me preocupara de nada y esperase a que llegara el momento. Me hizo una exploración muy por encima y me dijo que el cuello sigue cerrado, pero que ya está un 30% borrado.

Tengo cita para el siguiente monitor el 9 de abril, en la semana 41, si no me pongo de parto antes. Seguro que pensáis que antes de eso estaré de parto, pero ya no sé que pensar. Cada vez que voy me dicen lo mismo y aquí sigo en la dulce espera… Si tuvieran que inducirme sería más cerca de la 42, en este área de salud esperan mucho.

Síntomas

– Contracciones irregulares pero cada vez más fuertes. Anoche tuve contracciones cada 15 minutos desde las 21 o así y esta noche me he despertado cada hora con algunas bastante fuertes. Son como dolores de regla, donde la tripa se pone durísima y el dolor se irradia hacia los riñones.
– Vejiga que se llena cada vez antes.  O mejor dicho,  sensación de pis y luego no sale casi naaada.
– Pinchazos fuertes en el suelo pélvico, ¿es el niño colocándose?
– Bebé que se mueve y patea y cada vez que lo hace provoca un pinchazo gordo (ouch). Mr. Popero dice que está tramando el plan para salir. La barriga  pesa cada vez más y tira.
– Pecho un poco más lleno y que vuelve a hacer pre-calostro.
– Flujo blanco espeso. He leído que el tapón puede expulsarse poco a poco, pero en mi yo profundo creo que estoy loqui y que ya veo tapón mucoso por todas partes 😀
– Estreñimiento que llega a ser obsesión!!

Y excepto esto, no tengo mucho más que contar… sino que estoy (des)esperando, sin moverme muy lejos de mi casa, utilizando el coche a cada paso por si acaso y con un psicotismo extremo con que rompo aguas todo el rato.
Pero aún así, esta tarde nos vamos al cine, a ver si echamos unas risitas, nos relajamos y hacemos PUM!

Vaya Semana Santa nos espera y… lo que nos puede quedar son dos semanas por delante más #ericvenyaaa

 

 

 

Semana 39: Cómo inducir el parto de modo natural

Estoy en la semana 39 y ya va quedando poquito para conocer a mi bollito, o eso QUIERO, CREO y ME IMAGINO!
Muchas embarazadas pensamos que a partir de la semana 37 el bebé puede salir cuando quiera, pero la realidad es que también puede hacerlo cerca de la 42.

Cada bebé tiene un proceso de maduración y los hay que en la semana 37 están listos y otros que en la 41 aún les queda un poco para salir del horno. Pero no os voy a engañar, yo ya he empezado a utilizar algunas técnicas naturales para inducir el parto, os indico las que he leído pero no hago todas de las que aquí aparecen.

Infusión de frambueso: Ayer fui a la doctora y me dijo que no había evidencias. Pero son muchas las matronas que recomiendan tomar infusión diaria. Se empezaría con una taza en la semana 37, para ir aumentando hasta 3 en la semana 39-40.

Por lo visto viene bien para ayudar a ablandar el cuello del útero, hacer las fases del parto más cortas y ayudar al expulsivo. Incluso hay estudios que dicen que reducen casi a la mitad el uso de instrumentos en el parto (forceps, ventosa)

Si dejan tomar líquidos en tu hospital, puedes llevar un litro para beber en la dilatación.

Andar: Intenta caminar todos los días para que el bebé se vaya encajando en la pelvis, sobre una hora.  En mi caso, tengo bastantes calambres en el útero, abajo del todo y me canso pronto, así que trato de que no sean muy largos porque ya me molestan. Y además me da cosa ponerme de parto yo sola por la calle, jajaja!

Relaciones sexuales: Los orgasmos femeninos dan contracciones en el útero y generan oxitocina, y el semen de la pareja tiene prostaglandinas que pueden hacer que te pongas de parto. Si estás demasiado incómoda para la penetración busca tu momento y ayúdate tu misma 😉

– Tomar comida picante: Por lo visto ayuda al hacer funcionar más el intestino, pero si tienes ardores como es mi caso ni te lo plantearás.

– Usar la pelota de pilates Dar pequeños saltos y giros de cadera encima de la pelota ayuda a que el bebé se encaje, y además practicarás los ejercicios de Kegel y suelo pélvico al mismo tiempo.

Estimulación de pezones: Hay que hacerlo durante unos 20 minutos de modo manual o incluso con el sacaleches. Parece ser que funciona, porque estimularlos está desaconsejado en caso de riesgo del parto prematuro. Cuando empecé a segregar calostro antes de la 37, me dijeron que nada de tocarlos…

Homeopatía,  El aceite de onagra: He leído que puede ayudar, incluso hay matronas que lo recomiendan, pero creo que es muy importante consultar con el médico antes de aventurarte tú misma a ponerte una dosis.

¿Se os ocurre algún otro modo de inducir el parto de modo natural?  Yo estoy probando alguna de estas técnicas para evitar llegar a la inducción artificial: Maniobra de Hamilton ( el famoso tacto en la cita y sin avisar de te voy a ayudar un poquito),  prostaglandinas, oxitocina intravenosa y una técnica de una sonda- globo que escuché ayer…

Semana 38 de embarazo: Los monitores / el registro

Llevo unos cuantos días sin publicar ocupada con cositas varias: un regalo de comunión para mi ahijado (sí, soy tan desastre que se me ha ocurrido ahora), la actualización de una web para mi tía, el video del embarazo, el orden y la elaboración del  album con las fotos de embarazada que hemos ido haciendo durante esta etapa con mi objetivo nuevo. Aquí va una!

embarazo 36 semanas

Foto 36 semanas de embarazo

 

Pero está claro que esta semana están pasando cosas, tengo algunos síntomas:

– Tengo dolores tipo menstrual que se van irradiando hacia o desde la espalda.
– Pinchazos fuertes que siento en la base, en el cuello del útero.
– Las contracciones son cada vez más fuertes. Son aisladas, eso sí.
– Dolor de espalda, ando despacito.
– El flujo es espeso y blanco.

Del tapón no hay noticias, así que sigo en natación.

LOS MONITORES: He tenido dos y el requisito para ir es estar bien desayunada (menos de dos horas), y en caso contrario llevar algo de comida para ver bien la actividad fetal. Dura unos 20 minutos y después he pasado a consulta para que me citen para el siguiente día.

Os enseño los dos primeros que me han hecho. Para explicaros un poco,  la gráfica de arriba son las pulsaciones del niño que por lo que me comentaron tienen que estar entre 120 y 160.  La gráfica inferior se refiere a las contracciones, que podéis entender mejor sobre las intensidades en este artículo. Se miden en mmHG, y esto responde a la intensidad y el tono. Por ejemplo, las de Braxton Hicks serían unos 15 mmHG

– Primer monitor: 20 de marzo, semana 38+1.
El niño perfecto y a mí me dió una contracción más o menos fuerte, pero que no me dí ni cuenta ( es la montañita que se ve en la parte inferior). Se supone que es una contracción de parto en toda regla, porque su intensidad es superior a 30mmHg y llega hasta los 50.

Una curiosidad que leí en un artículo médico es que durante el expulsivo podemos llegar a 250mmHG de intensidad, pero que hay mujeres que llegan a los 400mmHG con los dolores de menstruación. Eso me da que pensar, ya que a mí las reglas me han dolido muchísimo, hasta el punto de no poder respirar e incluso alguna vez desmayarme.  Ya os contaré a ver que sucede con el dolor en el parto.

monitor semana 38

– Segundo monitor: 25 de marzo, semana 38+5.
El niño empieza con mucha actividad venga a patearme (las patadas se escuchaban también!!). Vino mi madre conmigo y ponía unas caras con los sonidos que hacía. Según la gráfica y lo que me ha dicho Super Cuñi ,al final se duerme mi angelito.

monitor semana 38+5

Y nada, ahora solo queda esperar a que Eric venga cuando quiera, mientras tanto tengo la mente ocupada aunque la sensación de que nada queda cerrado está ahí… Y cuando la doctora dice te cito para dentro de 5 días a un nuevo monitor, si llegas, la verdad es que me da vértigo y a la vez una sensación de paz increible.

Baja laboral por enfermedad y baja por maternidad en la trabajadora autónoma

Como tengo esta información fresquita me gustaría pasaros a todas vosotras lo que he aprendido sobre la baja laboral (por enfermedad común) y la baja maternal cuando eres trabajadora por cuenta propia o autónoma.

A partir de la semana 30 de embarazo el bajón físico de muchas de las mamás trabajadoras es más que evidente. Pero como en mi caso soy autónoma nunca me plantee dejar de trabajar hasta el último momento para luego SI!, cogerme la baja por maternidad.

Pero las últimas labores de mi trabajo empezaban a dejarme cansada, cuando tenía que salir de casa a reuniones o visitas sentía pinchazos, me dolía la espalda. Y entonces me enteré que las mujeres autónomas también tenemos derecho a coger la baja laboral por enfermedad.

PRESTACIÓN por BAJA LABORAL   (ENFERMEDAD COMÚN)

En el caso de los autónomos, tenemos derecho a que se nos pague una prestación cuando tenemos una enfermedad común (vamos, la baja que todas queremos para que no empiece a contar la maternal  hasta que llegue el bebé).
Esta baja la da el médico de cabecera (yo fui a la doctora de la Seguridad Social y le dije que me dolía la espalda y que ya no podía más, en la semana 35 de embarazo.

– 1 al 4 día de baja laboral: No se cobra nada
– Del día 4 al 21 de baja laboral: El 60% de tu base de cotización de autónomos
– A partir del 21: El 75% de tu base de cotización de autónomos

Como veis es un poco miseria teniendo en cuenta lo que cobraría un empleado por cuenta ajena, que hay que seguir pagando autónomos para que te paguen poco…. pero no voy a entrar en esto, porque es otro tema que no viene al caso.

Qué papeles hay que entregar a tu mutua

Primero hay que ir a que el médico te valore y si te da la baja médica tendrás que llevar a tu mutua:

– El parte de baja médica
– Modelo de solicitud de tu mutua para el Pago Directo de la prestación de IT
– Modelo 145 de IRPF
– DNI copia
– 3 últimos recibos del pago de autónomos
– Copia de cuenta bancaria donde ingresarte el dinero correspondiente
– Declaracion de la situación de actividad para que la mutua presente en el INSS.  (vamos, como vas a dejar el chiringuito, si cesado , lo llevará otra persona, etc…)

A partir de ahí cada semana hay que envíar vía e-mail o presentar físicamente el parte de baja correspondiente. Hay mutuas que puedes enviarlo cada dos semanas… Lo importante en mi mutua es que a final de mes el gestor tenga todas las correspondientes a ese periodo en su poder, para liquidarte el día 10 del mes siguiente.

PRESTACIÓN por BAJA DE MATERNIDAD en trabajadoras autónomas

Voy a contaros exclusivamente la prestación por las 16 semanas de maternidad (nada de los 100€ de ayuda para madre trabajadora, descuento fiscal por tener un hijo, etc). El caso que una vez que nazca el bebé hay que ir a tu INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social más cercano) para poder empezar a tramitar tu baja por maternidad.

Pasos y papeles a rellenar

– Pedir cita en tu INSS vía electrónica, telefónica una vez que llegues a casa (ignoro si se puede ir directamente sin cita previa, dependerá del volumen de tu Comunidad Autónoma)
– Libro de familia con el  bebé registrado previamente (insisto, tienes que ir al registro antes de ir al INSS)
– Informe de maternidad del servicio de salud (el que te dan en el hospital)
– Alta de maternidad que te dará el médico de cabecera.
– Documento de prestación de maternidad – paternidad rellenado
– Recibos de tu base de cotización de autónomos de los últimos 3 meses
– También llevaré por si acaso la baja de prestación por enfermedad comúnque me de la mutua (aunque por teléfono me dicen que no hace falta ir a por ello sino que sirve con  alta de maternidad que te da el médico de cabecera)
– Declaración situación actividad

Y creo que no me dejo nada!!! Espero ayudaros con este artículo a entender un poco más el papeleo a seguir para que las madres autónomas accedan a la prestación por maternidad, o baja laboral en su caso.

En cualquier caso la información que os doy es acerca de la documentación que a mí me han requerido en mi mutua, INSS y demás y basada en mi experiencia. Antes de nada, contrastad en las páginas de organismos oficiales para chequear bien los datos, ya que puede que varíen de una Comunidad a otra y los mecanismos sean diferentes 🙂

 

La paternidad. Maridos pachorras, lo tengo que aprender yo todo?

He estado mucho tiempo planteándome escribir este post.

Me parece injusto poner un titulo, porque no puedo plasmar en una frase mis sentimientos y cualquier cosa puede parecer muy categórica. Pero la realidad es que Mr. Popero no se entera de algunas cosas.

Ayer tuvimos una discusión al respecto por la tarde, que acabó con lágrimas por mi parte. Sabéis que no he sido nada llorona en el embarazo, pero ayer llegué a mi límite. Era algo así como impotencia y él se sintió fatal.

Mi marido ha venido conmigo a todas las clases de preparación al parto, somos los dos responsables de las tareas domésticas y está entusiasmado con la paternidad. Pero en nuestro yo profundo somos muy diferentes: yo soy organizada, precavida y muy informada y el es mas tranquilo y prefiere plantearse las cosas cuando vienen. En esto somos la noche y el día.

Ya estoy nerviosa con la llegada del bebé, quedan menos de tres semanas y tengo una lista de cosas que he cerrado. Otra lista donde he ido apuntando todas las necesidades del niño durante nueve meses, con base a criterios e informaciones de lo que me parece necesario y lo que no (y que me ha costado informarme de ello, vaya).

Todo lo que he comprado lo he decidido yo mirando y rebuscando. Y me he leído revistas, artículos, libros para matizar mi idea de maternidad, formarme, estudiar.

No le pido que tenga la misma ilusión que yo (yo dispongo de mas tiempo y aun mas ahora con la baja), ni la misma necesidad de saberlo todo. Pero ayer le pedí que se involucre con lo necesario.  Necesito tener la seguridad de que sabe hacer las cosas, de que no le voy a tener que andar explicando como hacer la bolsa del carro, como se esterilizan las cosas, como se da la leche, cuantas veces y como hay que cambiarle, donde esta la ropa colocada, con que jabón se lava y como, y así podría seguir con mil cosas.

Ayer le dije que todo esto me preocupaba. Es que soy yo la que me tengo que enterar de todo y luego contártelo? Me siento como en nuestra boda, yo decía todo y el decía sisisi. Y no me gusta nada esa sensación. Pero entonces era una boda, eran flores rosas o rojas y ahora es un bichito que va a llorar, a demandar… y no vamos a tener tiempo para reaccionar. O se va a meter en Google en ese momento para ver que decide hacer? No sé… No le pido que nos enteremos de todo, pero al menos tener una idea…

Y se agobió y me pidió disculpas, pero creo que ya me he metido en la espiral y he creado un embudo de informacion gusilucil en mí dificil de transmitir. Y sé que en tres semanas no se va a poner al día, porque le conozco y no le da tiempo, simplemente.

A ver que tal salimos de esta y en que queda la cosa… Seguiremos informando. Pero creo que muchos de los Papis siguen dejando que nosotras llevemos el carro y decidamos y a mí esto me da mucha rabia y me asusto 😦 la responsabilidad es gigante.

edit – 21:58 

Unas horitas después de este desahogo blogueril, Mr. Popero hace que tenga que arrepentirme de estas palabras. Me ha preguntado sobre la lista de cosas para entenderlas y hemos abierto una carpeta compartida en la nube para trabajar con ella. También ha querido ver cajón por cajón todas las cosas del bebé (que sabía que existían porque las hemos comprado pero no como se han organizado), que le explique la utilidad de algunos objetos y como he pensado en su uso (y qué opina al respecto) y se ha puesto a rastrear webs y blogs de referencia.

Me sigue escociendo haber llegado a la semana 37+2 para que se ponga las pilas, pero la charleta de ayer ha venido bien

Mr. Popero va a ser el mejor padre del mundo, nunca lo dudé, pero es que mi amor es un Pachorras y yo una cagaprisas 😊