Sello de Calidad Cabify Baby

De nuevo Madresfera nos ha traído un sello de calidad genial… gracias a ellos hemos conocido y utilizado Cabify por primera vez. ¡Qué inventazo! Nos ha proporcionado 30€ de crédito para movernos cómodamente y de forma muy chic por la ciudad.

¿Qué se pone tu  madrina enferma y es complicado ir a verla con el pequeño?, ¿tienes poco tiempo para ir a barrios que te vienen mal/fatal? Pues con Cabify pudimos hacerlo cómodamente. A la ida Mr. Popero nos acercó en coche a las 9 de la mañana antes de irse a trabajar, pero a la hora de marcharnos, sobre las 11.30… pedimos un chofer a Cabify.

Al entrar en la aplicación, sólo tienes que registrarte e introducir un modo de pago. Después puedes elegir si quieres pedir tu vehículo ahora mismo o reservarlo, y cual es la tarifa aproximada que te van a cobrar, en nuestro caso marcaron más del que finalmente fue, así que genial.

Por supuesto también puedes elegir qué tipo de coche necesitas. Nosotros elegimos Cabify Baby, donde te aseguran que llevarán una silla para el niño grupo 1-3. También puedes pedir un portabebés (grupo0). Si necesitas una maxi cosi o una 2º silla, tienes que solicitar el servicio en la modalidad bajo reserva  e indicar tus necesidades en “comentarios al conductor”. 

Screenshot_2017-02-23-17-23-58

Después de avisar qué coche y el conductor que vendría a por nosotros, tardaron  apenas 10-15 minutos en llegar y pudimos chequear por donde va el coche (de un modo estimado, eso sí). De ese modo tienes tiempo para prepararte y salir a la calle y que tu pequeño no pase más frío del necesario. Nos recogieron en un coche negro muy elegante (en este caso un Skoda Superb tintado, ueee!)

El trayecto fue más que satisfactorio, ya que el chófer fue muy amable con nosotros. Colocó a Eric perfectamente, me ayudó con las bolsas y una vez en marcha nos preguntó sobre la temperatura y la emisora de música que queríamos escuchar. La verdad que para mí fue un servicio de lujo, ¡nos abrió hasta la puerta!. No veas la cara de mi vecina cotilla al llegar a nuestro destino, ¡¡¡jajajaja!!!

También me gustaría comentaros que si lo queréis probar, podéis bajaros la aplicación en vuestro móvil. Si tu Smartphone es IOS  lo puedes hacer desde aquí y si eres de Android desde aquí.. Si quieres tener 6€ gratis para la prueba, puedes usar mi código de invitación, que es estrellam47, que además también me dará a mí otros 6€ para poder seguir usando este servicio tan guay.

Screenshot_2017-02-23-17-29-38

En fin, que se acabó ir en transporte público con carrito  a lugares poco accesibles o jugártela a montarte en un taxi sin un sistema de retención para tu niño. Y como no tengo coche por las mañanas porque se lo lleva Mr. Popero al trabajo, ¡mañana repetimos y nos vamos de compras en coche!

EDIT, EDIT, 10 de marzo de 2017

Al igual que he hecho el comentario positivo, me gustaría también comentar algo que me ha pasado con Cabify esta mañana. He ido al centro comercial con Eric, que está a 20 minutos andando de mi casa a través de un polígono y allí hemos hecho la compra, hemos pasado a la Fnac a por el regalo del Día del Padre, a por un bolso, a ver ropita… con la idea de pedir un Cabify a la vuelta y llegar a punto al pediatra.

No hemos podido pedir el servicio inmediato, porque ningún conductor nos cogía para hacer un recorrido de 6 €. Supongo que estamos fuera del radio de mayor número de chóferes y no les salía a cuenta el servicio. El caso que hemos llegado al pediatra corriendo, con la compra encima, mucho calor y justos de tiempo.

Entiendo que al ser un servicio que se solicita inmediato, hay que tener en cuenta que los chóferes deben estar en las inmediaciones, pero lo escribo para que en casos como el mío utilicéis la opción de RESERVA, porque el cabreo que nos hemos pillado ha sido bastante gordo, sobre todo porque necesitaba llegar a tiempo a la cita con el médico.

Esto le resta un puntito a Cabify, pero sólo un puntito… ¡la próxima vez contaré con esto y listo, el servicio es inmejorable!

Sello de calidad Dodot

Nos apuntamos a los sellos de calidad de Madresfera porque nos encanta probar cosas nuevas…. en esta ocasión hemos sido seleccionados para probar la nueva generación de pañales Dodot que dan como resultado culitos más secos y cómodos.

Hemos recibido un paquete con un kit ideal para que los #papasdodot (y las mamás también!) puedan probar los nuevos pañales. Venía con una bolsa súper mona para papás, ideal para guardar todas las cosas de Eric y con un folleto en el que nos comentan que ellos se implican cada vez más en la crianza de losmateriales hijos. El 65% cambia el pañal a diario y también son padres más informados y que adaptan su horario laboral y se implican cada vez más en la crianza de los hijos.

Mr.Popero se ocupa igual o incluso más que yo, ya que dividimos el día en mañanasconmami / tardesconpapa. Me encanta que los papás no digan que ayudan, sino que sean parte imprescindible en el cuidado y crianza de los hijos, al igual que la madre. Y las estadísticas de Dodot anunciando la buena tendencia son un avance .

Además hemos recibido un pack de toallitas (que son muy gruesas y tienen el tamaño ideal) y por supuesto un pack de pañales en t4,  suficientes para una semana.

Hemos probado estos pañales y nos han gustado mucho. Cuentan con tres tubos Ultra-Absorbentes que reparten el líquido por todo el pañal y hacia atrás, quedando así el pis muy distribuido y dejando el culito seco por mucho tiempo.

El pañal se adapta muy bien al peso de Eric porque aunque nosotros estábamos empezando a utilizar talla 5 por algunos escapes con otra marca, estos pañales de talla 4 han aguantado 13 horas sin escapes, ya que le hemos probado una noche entera y hasta bien pasada la hora de desayunar. Y el culete seco, seco… y Eric despatarrado de risa mientras le cambiaba ¿Y sabéis lo mejor? Que he notado que este método no deja el pañal colgando hacia abajo… sino que también rellena la parte posterior del mismo.

Además me ha llamado mucho la atención la suavidad del material, se trata de un pañal con un tacto excelente. Eso sí, he de tener cuidado porque en una ocasión debí colocar mal la franja elástica (esa especie de volantito) y le ha provocado una pequeña irritación (la piel de nuestro bebé es súper delicada).

Como muchas mamás, desde que nacen nuestros pequeños probamos diferentes productos y siempre que nos hemos decidido por Dodot, hemos salido satisfechos. Son geniales.

23 meses de amor: Orinal, Pañal y frases

Este mes Eric ha bebievolucionado un montón, ¡vaya enano está hecho!

  • Hemos alcanzado los 11 kilos, ueeee!! Parecía que nunca iba a ocurrir, pero hemos pasado esa barrera. Es una chorrada pero desde que toma la Desloratadina no se ha puesto malito con ninguna –itis. Además, esta subida de peso ha provocado que pasemos definitivamente de la talla 4 a 5 de pañales, porque por las noches la talla 4 empezaba a desbordarse y a quedarle muy muy justa.
  • El 10 de febrero, unos días después de cumplir los 22 meses hizo pipí por primera vez en el orinal, ¡vaya fiesta! Llevaba un tiempo señalando al baño cuando nos veía a nosotros y gritaba pipiii!!!! Y cuando le dije que si se quería sentar en el orinal dijo que sí y allí apareció el pequeño charquito feliz. Y 3 días más tardes, pidió la caca e hizo caca….¡wow! qué divertidoooo!!!! Se puso super contento al ver su caca en el recipiente.  Aunque la verdad que como no le pregunto no lo ha vuelto a hacer más, aunque no es un tema que me agobie.
  • El vocabulario es cada vez más amplio y dice un montón de expresiones y se sabe muchísimos animales. Además repite todo como un loro. Ha empezado a separar con criterio los colores básicos: azul, rojo, naranja, verde y amarillo. Llama a los electrodomésticos por su nombre, dice muchos verbos (coger, subir, bajar, comer, mimir, jugar…) y llama a muchas personas por su nombre. También ya sabe decir MIO a sus cosas y cuando quiere comer solito aún dice TU, para decir que lo hace él (en lugar de YO)
    En los últimos días está empezando a intentar hacer frases, ya no dice coche, sino ta tata ta ta tata el coche? Entona perfectamente la pregunta aunque el principio parece una especie de tartamudeo, nos partimos de risa.
  • Está desarrollando muy bien los temibles 2 años, es un montapollos profesional y le enfada últimamente ponerse el babero, hacer que se siente en la trona o que desayune sin restregar la galleta por todo el sofá… Llora sin piedad, pero somos bastante sargentos y le calmamos pero no le dejamos, porque sabemos que es berrinche puro y duro.
  • Está empezando a correr que se las pela... y nosotros detrás, claro… No conoce el miedo, ni la vergüenza, y cuanto más le perseguimos más rápido va. Especialmente cuando no puedo correr muy bien detrás, como en el vestuario de matronatación que estoy en pelota picada.
  • Tiene una gran mamitis, le encanta que sea yo la que lleva a dormir, la que le de de comer, le coja por la mañana y le de besitos sin parar. Y a mí me encanta, cómo no.
  • El 22 de febrero, con 22 meses y medio le están apuntando las dos últimas muelas inferiores. Las de arriba están muy inflamadas, pero aún les queda para romper. ¡Así está mordiendo chupetes y cosas sin parar! Hoy el día de su cumplemes, ya tiene su muela izquierda casi fuera.
  • Come como una lima… plato principal, yogur, fruta… ¡De todo y le chifla! Últimamente estoy un poco sosa con el desayuno, que lo basamos en galletas, pan tostado, tostadas de espelta o cereales, a ver si me ilumino y cambiamos un poquito. Hay días en los que voy más pillada y tengo que dejarle los dibujos para darle de comer yo, y me da mucha pena porque nunca me ha gustado este método, pero sino no llego a trabajar, literalmente.

Y nada… en un mes estamos de cumpleaños… ¡qué rapido va esto!

Los hijos olvidarán

En la red está circulando un post de Una Mamma Green que como mami me pone muy tierna, al borde de llorar de emoción. Eric, te quiero muchísimo y no despilfarro ni un momento a tu lado, ni una sonrisa, ni un manotazo, ni un gesto. Nos tienes locos, y esto te lo dedico.

El tiempo es un animal extraño. Se parece a un gato, hace lo que le da la gana. Te mira astuto e indiferente, se marcha cuando le suplicas que se quede y se queda inmóvil cuando le pides por favor que se vaya. A veces te muerde mientras ronronea o te araña mientras te besa.

El tiempo, poco a poco, me liberará de la extenuante fatiga de tener hijos pequeños. De las noches sin dormir y de los días sin reposo.
De las manos gorditas que sin parar me agarran, me escalan por mi espalda, me cogen, me rebuscan sin restricciones ni vacilaciones. Del peso que llena mis brazos y dobla mi espalda. De las voces que me llaman y no permiten retrasos, esperas, ni vacilaciones.

El tiempo me devolverá el ocio vacío de los domingos y las llamadas sin interrupciones, el privilegio y el miedo a la soledad. Aligerará, tal vez, el peso de la responsabilidad que a veces me oprime el diafragma.

El tiempo, sin embargo, inexorablemente enfriará otra vez mi cama, que ahora está cálida de cuerpos pequeños y respiros rápidos. Vaciará los ojos de mis hijos, que ahora desbordan un amor poderoso e incontenible.
Quitará desde sus labios mi nombre gritado y cantado, llorado y pronunciado cien, mil veces al día. Cancelará, poco a poco o de repente, la familiaridad de su piel con la mía, la confianza absoluta que nos hace un cuerpo único. Con el mismo olor, acostumbrados a mezclar nuestros estados de ánimo, el espacio, el aire que respiramos.

Llegarán a separarnos para siempre el pudor, la vergüenza y el prejuicio. La conciencia adulta de nuestras diferencias.

Como un río qué excava su cauce, el tiempo peligrará la confianza que sus ojos tienen ante mi, como ser omnipotente. Capaz de parar el viento y calmar el mar. Arreglar lo inarreglable y sanar lo insanable.

Dejarán de pedirme ayuda, porque ya no creerán que yo pueda en ningún caso salvarlos.
Pararán de imitarme, porque no querrán parecerse demasiado a mi. Dejarán de preferir mi compañía respecto a la de los demás ( ¡y ojo, esto tiene que suceder! )

Se difuminarán las pasiones, las rabietas y los celos, el amor y el miedo. Se apagarán los ecos de las risas y de las canciones, las nanas y los “Había una vez” acabarán de resonar en la oscuridad.

Con el pasar del tiempo, mis hijos descubrirán que tengo muchos defectos y, si tengo suerte, me perdonarán alguno.
Sabio y cínico, el tiempo traerá consigo el olvido.
Olvidarán, aunque yo no lo haré. Las cosquillas y los “corre corre” , los besos en los párpados y los llantos que de repente paran con un abrazo. Los viajes y los juegos, las caminatas y la fiebre alta. Los bailes, las tartas, las caricias mientras nos dormimos despacio.

Mis hijos olvidarán que les he amamantado, mecidos durante horas, llevado en brazos y de la mano. Que les he dado de comer y consolado, levantado después de cien caídas. Olvidarán que han dormido sobre mi pecho de día y de noche, que hubo un tiempo en que me han necesitado tanto, como el aire que respiran.

Olvidarán, porque esto es lo que hacen los hijos, porque ésto es lo que el tiempo elige.
Y yo, yo tendré que aprender a recordarlo todo también para ellos, con ternura y sin arrepentimiento, ¡gratuitamente! y que el tiempo, astuto e indiferente, sea amable con esta madre que no quiere olvidar.

Cumpliendo 22 meses

Hoy Eric cumple 22 meses. ¡Qué mayor se me está haciendo!Y qué poco me queda ya de bebé y de contar por meses,¿verdad?

Lo que más destacaría en este momento es que noto un desarrollo del lenguaje muy importante, hoy mismo ha empezado a diferenciar los sexos diciendo niña y niño.
Y además de todas las frases que apuntaba en los 21 meses, también dice muchas otras más… describe las partes del cuerpo,  diferencia diferentes frutas y alimentos, y sabe ya muchísimos animales y sus sonidos, y algunas prendas de ropa (zapato, zapatilla, calcetin, pijama...).
Los medios de transporte son su predilección y los nombra sin parar: el ten, el coche, el obús, el aaion, aarco..
Dice que la comida quema, que se va a bañar, a mimir, a juvar, al tobogan y que las cosas son muy guays. Nos llama diciendo ven, ven, dame, besito… y gracias y de nada.
Hace unos días me sorprendió contestando un amoroso Qué tal? cuando le dije Hola!. Y ha aprendido las últimas palabras de las canciones de Cumpleaños Feliz y Cucú cantaba la rana.

Y al fin he escuchado lo mejor del mundo Mamiii, te ero… me de-rri-to

Conoce sus juguetes y los llama para pedirlos.  y últimamente está mostrando predilección por un osito blanco de Suavinex y un León de Imaginarium y se abraza a ellos por la noche. También le gustar mucho jugar con las fichas (las construcciones), con una ciudad de madera de Lidl y su garaje.

También es muy expresivo, ya que se echa mano a la nariz y dice que huele fatal la caca, dice adiós antes de irse a la cama, al médico,en la guardería,  y cuando acaban los dibujos. También ladea la cabeza con cierta empatía al escuchar y no para de repetir ohh cuando se sorprende y de negar con la cabeza. A veces nos pone cara de enfado total cuando le reñimos y nos repite no se hace!, cosa que me cabrea un huevo. También está empezando al fin a decirnos SII con sentido, ¡bien!

En cuanto al tema del pañal, tenemos el libro de Puedo mirar tu pañal con el que él mismo ha aprendido lo que es el orinal y cómo se usa y a veces hace amago de sentarse en el suyo. También se da cuenta cuando se hace caca y lo dice, así que pronto empezaremos con ese tema, quizá probemos en Semana Santa.

A esta edad come de todo y aunque cuidamos el tema de la sal y que coma todo casero y fresco, a veces sí que le damos algún pequeño trozo de bollito, o algún frito. Aunque estoy contenta porque no es un niño de chuches, ni chocolate, ni gusanitos, ni comida basura. Estoy muy feliz porque el BLW es lo mejor que hemos hecho nunca, y aunque cuesta al principio el resultado es genial y ya maneja más o menos bien cuchara y tenedor.
En este mes entre sus platos favoritos están  el arroz con tomate,  la pasta,  las patatas fritas, la zanahoria y el brócoli al vapor, el pescado a la plancha y la sopa, que no falla nunca.

Dormir lleva siendo una maravilla desde hace poco tiempo. Atrás quedó el niño que costaba dormirle un rato desesperante. Ahora después de cenar, se rasca los ojos, pide mimir y se va a la cama con sus dos peluches, se da la media vuelta y listo. Y normalmente, duerme de 21.45 a 8,15 de media. Una genialidad total.

También he empezado a lavarle los dientes con cierto rigor. Anteriormente he ido probando a ver que cara ponía, pero sin ninguna periodicidad. En esto iba mal y tarde, pero le vamos a poner remedio ya, jejeje.

Y nada, si se me siguen ocurriendo cositas, las escribiré sin falta!

 

 

Un tatu muy especial

Bueno, pues nada, que me he decidido a tatuarme algo muy especial, que como veis tiene mucho que ver con la cabecera de este blog… sí, pero tal vez no.

Se trata en primer lugar de cuatro estrellas que forman Aries, la constelación de Eric. Son estrellas como yo misma, como mi niño lo es.

Son cuatro como las letras de su nombre, como mi número de la suerte... Y quién sabe si como las estrellas que estuvieron, pasaron sin quedarse, y/o estarán conmigo en un futuro…

Después de mucha indecisión diseñé este tatoo… y mientras lo hacía el artista me preguntaba si dolía, pero en realidad no. (¡¡Dolió mucho la FIV, dolió la incertidumbre, el parto y el postparto, jajaja)

Os lo voy a enseñar tal cual estaba en el estudio, cuando esté bien curadito prometo la foto definitiva!

img_20170128_184126b