Equipamiento de playa

Eric tiene dos años y estoy ultimando todas las cosas que tenemos que llevar a la playa, ¡la equipación del verano! Este año ha ido a clases de matronatación, así que ya sabe flotar y desplazarse por el agua. Mañana nos vamos a la playa y voy a hacer un inventario de los cacharros que nos vamos a llevar y así no olvidamos nada.

  • Los manguitos: El año pasado optamos por un flotador antivuelco, pero este año después de ver su flotabilidad, con estos manguitos va a estar genial! Los hemos probado y le vienen perfectos.
    Captura.JPG
  • Capa de baño: Eric sale heladito del agua, así que no puede faltar una capa para arrullarle bien y que se sienta protegido en un momentito.
  • Pañal de agua, especialmente para utilizar en la piscina. En la playa, dará un poquito más igual. Si el agua está especialmente fría, mejor llevar también un neopreno (nosotros vamos a Málaga y a veces el agua está que corta…)
  • Protección solar. Hemos comprado una gorra con visera y  factor solar 50+: Importantísimo para todos los bebés y si encima el pequeño es de color transparente como el mío, no viene nada mal una camiseta con protección UVA, la mejor barrera física para el sol. Nosotros siempre estamos con ella.
    Por otro lado, es ideal contar con una sombrilla / refugio en la playa, tenemos este de Quechua y así entro yo también y no me quemo.
    Captura
  • Cubo, pala y pelota: Hay mil cachivaches que se pueden llevar a la playa, pero estos tres son imprescindibles para un niño pequeño.
  • Neverita y vaso de agua: Genial para tener fruta fresca y agua para evitar la deshidratación.
  • No olvidar pañales de repuesto para después, que más de una vez me he acordado de no haberlo puesto en la bolsa.
Anuncios

Como fatal

La verdad que cualquier diría que con el pedazo de dieta que hacía durante la preparación y la beta espera, incluso al principio del embarazo… ahora esté comiendo tan mal. Todo comenzó la semana 9 o así… La comida me empezó a dar bastante asquito y los olores también. Esa semana fui a la matrona y me mandó literalmente dieta de operación bikini. ¡Casi na!

Pues he de deciros que no la he hecho ni puñetero caso.

(Y escribiendo esto, para más inri, me ha hecho el estómago AAAARRGGUUURRGGG!!! Y me he tenido que ir corriendo al baño, donde me he ido por la patilla abajo  😦  Por favor, que no enferme ahora del estómago, auuhh)

El caso es que la matrona me dijo que tenía que tomar pescado, pollo, ternera y carne a la plancha con verdura cocida o al vapor. Evitar muchas legumbres, fritos, salsas y comida precocinada y embolsada. Pues nada de eso estoy haciendo.

Es verdad que siempre cocinamos todo a la plancha, pero últimamente tengo un antojo increíble por hamburguesas del Mc Donalds. Da igual que sean las de 1€ o un Big Mac como el caso de hoy. La semana pasada conté 4 hamburguesas -pequeñas, y una del Tony Mel´s- en 10 días.  Se podría decir que es el gran antojo del embarazo #matamecamion

Intento comer sano y siempre intento comer verdura y me estoy obligando a tomar fruta todos los días, ya sea zumo de naranja o 2 kiwis, higos o melón. Pero aunque he cumplido esto, en las últimas 3 semanas he comido muchos días hamburguesa, quesadilla, pizza (masa casera y de verdura eso sí), nuggets de pollo y merluza congelada empanada, tortillita de camarón, y patatas fritas. También chuches, especialmente besitos de fresa 😦

Intento comer bien, pero la realidad es que mi cuerpo repugna toda la comida sana que siempre he comido y me apetece comida basura por doquier… La semana pasada me propuse acabar con esto, pero a la hora de comer me mucho asco ponerme a cocinar verdura, cosas a la plancha y además cuando lo pongo en la mesa se me cierra el estómago y al final no como nada.  Voy a la compra y compro cosas sanas, que termino tirando porque no me las tomo o en la última estantería de la despensa.

Para rematar, como los días son más frescos, creo que estoy bebiendo poca agua. ¿Qué hago chicas?, leí en el libro Que se puede esperar mientras se está esperando que lo importante es comer, aunque sea algo, ya que cuando me fuerzo a comer algo que no me apetece mi cuerpo lo aborrece. No he engordado ni un gramo en estos 3 meses, nada. Peso 62,4 como cuando la transferencia.