Hola, hola! De vuelta!

Hola chicas, estamos desaparecidos en combate porque en marzo -abril nos metimos en un piso nuevo y llevamos tres meses de locura total entre la (gran) reforma, luego pintura de algunas cosas por nuestra parte, forrado de armarios, restauración de muebles…. y ahora limpieza y en breve al fin la mudanza.

Llevo mucho tiempo pensando en que tengo el blog abandonado y para mí es una especie de diario con Eric. Por lo cual me siento que le estoy abandonando un poquito a él también, porque no cuento ni relato su pequeña vida ( de hecho prometí post de la revisión de los dos años y han pasado 3 meses!!!!)

Eric está estupendo, es un lorito que no para de hablar y repetir cosas… Tiene muchísimo vocabulario y ya empieza a decir frases con lógica, a pensar y razonar y a acordarse de las cosas (no se le engaña así como así!).

La verdad que lleva una temporada muy buena sin estar apenas enfermo y su crianza está siendo una maravilla ( exceptuando su mal genio y una aDOSlescencia total en la que todo lo dice gimoteando). Pero en resumidas cuentas yo le veo súper feliz. Es verdad que siento que le tengo un poco de lado, porque llevo semanas volcada en las últimas reformas y apenas le veo 2 horas al día (por la mañana antes de ir a poner a punto el piso nuevo y cuando llego de trabajar un ratito más) y estamos haciendo fatal y abusando de dibujos animados, comidas no especialmente saludables… no damos más de sí.

Del mismo modo tengo todo el mundo blog de mamis super abandonado y ahora estoy más en páginas de decoración, muebles, presupuestos, reformas y demás… Pero ya veo la luz al final del túnel y prometo que a la vuelta de vacaciones intentaré hacer un recopilatorio… hablar sobre su guardería nueva (hemos conseguido plaza pública, yuhuu!), sus avances en natación, sus juegos favoritos, etc.

 

 

Besos mil.

Eric cumple 2 años

El 6 de abril fue el cumpleaños del peque, pero entre que estamos liadísimos con trabajo y nueva casa y que hemos tenido la semana santa por medio, no he tenido tiempo ni de escribir. ¡Aún ni tengo las fotos pasadas al ordenador!

El día del cumpleaños fue muy especial. Aunque fue jueves, hice lo posible para cambiar turno y trabajar de mañana. Entonces Eric fue a la guardería en horario escolar, de 9.30 a 12.30 y se lo pasó genial. Llevamos aspitos para los amigos y también hicimos una tarta adaptada, porque el día anterior me entere (OMG!) de que había un APLV en su clase.

Luego mis padres fueron a buscarle y nos esperaron para comer. Había decorado la casa con una tira de banderines de colores y  con globos de dos años y juntos soplamos la vela de cumpleaños en el bizcocho. Después hicimos una conferencia Skype con los abuelos del pueblo para que pudieran estar presentes en su día también.

Le dimos sus regalos: Unas zapatillas chulas New Balance de los abuelos y un kit de instrumentos musicales de Janod, que nos encanta. Por la tarde nos fuimos Mr. Popero, Eric y yo a un centro comercial cercano, compramos un globo de helio de cumpleaños y nos fuimos a pasear y a jugar en el parque. Para finalizar nos fuimos a merendar al Vips, estoy a dieta, ¡pero la ocasión lo merece!

El fin de semana siguiente al cumpleaños, dos días más tarde, le dimos el tercer regalo ¡nos fuimos al zoo! Y lo pasamos en grande viendo todos los animales, alucinó! El que más le gustó fue el mamo (el hipopótamo) y también los elefantes, monos, tigres y leones marinos y el espectáculo de aves exóticas. Comimos de picnic allí y después vino una pareja amiga con su hijito, que es de la misma edad que Eric.

Ya en Semana Santa lo disfrutamos en el pueblo en una celebración en el campo, rodeado de los primos, tíos, abuelos, primos segundos y la verdad que fue genial, porque estuvimos de barbacoa, en la naturaleza, jugando y oliendo la primavera… acabamos agotados pero nos encantó la celebración tan familiar y divertida, tan normal.

Y estos son los primeros días de los dos años Eric, siento no escribir mucho, pero es que estoy a tope. Tengo pendiente hacer el resumen de la revisión de los dos años, a ver si saco un hueco estos días, que tengo el blog abandonado total. 🙂

El primer día de guardería

La semana pasada empecé a trabajar fuera de casa por las tardes y como os comenté es compatible con el de mi marido. Esta ultima semana he estado muy desaparecida en proceso de aprendizaje por las mañanas y Eric se ha quedado con su abuela ( vaya madrugones se ha chupado el amigo, uffff).

Al comenzar de tarde, tengo que dejar a Gusiluz un par de horas o tres en la GUARDERIA, el tiempo que transcurre entre que yo me marcho y viene Mr. Popero de trabajar.

Ay! Que pena me ha dado mi pequeño, se ha quedado con una carita en plan… y este señor quien es? y porque me das un beso y te vas? Cuando han cerrado la puerta y me he dado cuenta de que se ha quedado allí y yo al otro lado me he sentido muy muy triste, y mientras volvía a casa para arreglarme y prepararme para venir al trabajo he llorado un poquito.

Sé que muchos bebés tienen que pasar por ello desde edades muy tempranas, incluso 16 semanas ( cosa que me parece fatal!!!). Pero eso no me consuela, me hubiera quedado trabajando en casa siempre, haciendo mis pausas a su lado, escuchándole mientras trabajo.

Sé que ahora voy a mejor, estaré más concentrada y me cundirá mas… pero me da tanta pena. Odio que la gente me diga que se lo pasan muy bien, que les viene fenomenal, que es bueno para su socialización y nosecuantas cosas más.

Con quien mejor está es con sus padres, y si me apuras, con su madre…

Qué pena me da separarme de mi cachorrito… justo ayer empezo a balbucear Mamá.

Sacando a Eric de la habitación

Podría decir Eric se independiza o Eric se va a su habitación. Pero la verdad es que quien le sacamos somos los padres y a mi me da una penita enorme hacerlo, aunque ya tiene casi 6 meses. Eric ha dormido fenomenal. De hecho este verano ha dormido en 5 cunas diferentes en un mes. ( se puede decir que tengo un niño todoterreno en varios aspectos).

La principal razón es porque ya no cabe en la minicuna. Mi amigui Mrs. S. me ha prestado la genial cunita de colecho de N y mi peque ha dormido genial en ella. Pero  últimamente se movía mucho, se salía de ella, adoptaba posturas que no le dejaban estirarse, incluso acababa tumbado medio en nuestra cama.

Y la segunda razón por la que hay que sacarle es que la cuna estándar no cabe en nuestro dormitorio. Nos quedaríamos sin mesilla, sin cómoda, y con poco espacio de maniobra.

Y luego hay otro aspecto nada desdeñable, Yo. No descanso igual con Eric al lado ya que tengo el sueño muy ligero. Además me empieza a resultar incomodo: Hace ruidiros que me despiertan, cuando estoy cerca me da pataditas y la posición de la minicuna hace que no tenga mesilla, que me cueste tumbarle en ella, hacer la cama… Se que es egoísta, pero necesito descansar ya.

También me da miedo que luego cueste más sacarle de la habitación, que quiera colecho hasta los cuatro años, le cueste dormir sólo, con otras personas… En fin, que no quiero que ocurra eso y colechar. Y algo me dice que sin seguimos así va a ser cada vez más difícil.

Y en contra de haberle llevado a su cuarto es me encanta tenerle cerca al dormir, cogerle la manita y darle un besito de buenas noches. Despertarme a su lado, que me eche esa sonrisa de buenos días…. Me ha costado mucho eso y anoche me sentía solita sin el y algo cruel, mi bebé…

Y… Cómo ha sido la noche?

Como llevamos dos noches que duerme hasta las 7:00  ( si , puedo decir que bendito bibe de cereales a las 23 horas, soy malamadre a tope!!!) esta noche ha dormido hasta esa hora y después le he llevado a desayunar tetita a nuestra cama.

Eric ha dormido estupendamente, yo también, Todos.

Así que diremos bye bye a la minicuna y si vienen más crisis de crecimiento y despertarnos mil veces de nuevo cada noche… Pues colecharemos, dormiremos juntos y ya batallaremos con eso.  Tengo un poquito de morriña, pero tambien felices sueños reparadores de 7 horas para todos, que falta nos hacen.

Y después de esto una reflexión: por qué me siento mal? Será por aquellos que miran por encima del hombro haciéndote sentir que eres peor madre por ser menos sacrificada? La crianza natural se vuelve muy sectaria? Quizá sea debido a que las madres somos nuestros dedos juzgadores y las peores enemigas?