23 meses de amor: Orinal, Pañal y frases

Este mes Eric ha bebievolucionado un montón, ¡vaya enano está hecho!

  • Hemos alcanzado los 11 kilos, ueeee!! Parecía que nunca iba a ocurrir, pero hemos pasado esa barrera. Es una chorrada pero desde que toma la Desloratadina no se ha puesto malito con ninguna –itis. Además, esta subida de peso ha provocado que pasemos definitivamente de la talla 4 a 5 de pañales, porque por las noches la talla 4 empezaba a desbordarse y a quedarle muy muy justa.
  • El 10 de febrero, unos días después de cumplir los 22 meses hizo pipí por primera vez en el orinal, ¡vaya fiesta! Llevaba un tiempo señalando al baño cuando nos veía a nosotros y gritaba pipiii!!!! Y cuando le dije que si se quería sentar en el orinal dijo que sí y allí apareció el pequeño charquito feliz. Y 3 días más tardes, pidió la caca e hizo caca….¡wow! qué divertidoooo!!!! Se puso super contento al ver su caca en el recipiente.  Aunque la verdad que como no le pregunto no lo ha vuelto a hacer más, aunque no es un tema que me agobie.
  • El vocabulario es cada vez más amplio y dice un montón de expresiones y se sabe muchísimos animales. Además repite todo como un loro. Ha empezado a separar con criterio los colores básicos: azul, rojo, naranja, verde y amarillo. Llama a los electrodomésticos por su nombre, dice muchos verbos (coger, subir, bajar, comer, mimir, jugar…) y llama a muchas personas por su nombre. También ya sabe decir MIO a sus cosas y cuando quiere comer solito aún dice TU, para decir que lo hace él (en lugar de YO)
    En los últimos días está empezando a intentar hacer frases, ya no dice coche, sino ta tata ta ta tata el coche? Entona perfectamente la pregunta aunque el principio parece una especie de tartamudeo, nos partimos de risa.
  • Está desarrollando muy bien los temibles 2 años, es un montapollos profesional y le enfada últimamente ponerse el babero, hacer que se siente en la trona o que desayune sin restregar la galleta por todo el sofá… Llora sin piedad, pero somos bastante sargentos y le calmamos pero no le dejamos, porque sabemos que es berrinche puro y duro.
  • Está empezando a correr que se las pela... y nosotros detrás, claro… No conoce el miedo, ni la vergüenza, y cuanto más le perseguimos más rápido va. Especialmente cuando no puedo correr muy bien detrás, como en el vestuario de matronatación que estoy en pelota picada.
  • Tiene una gran mamitis, le encanta que sea yo la que lleva a dormir, la que le de de comer, le coja por la mañana y le de besitos sin parar. Y a mí me encanta, cómo no.
  • El 22 de febrero, con 22 meses y medio le están apuntando las dos últimas muelas inferiores. Las de arriba están muy inflamadas, pero aún les queda para romper. ¡Así está mordiendo chupetes y cosas sin parar! Hoy el día de su cumplemes, ya tiene su muela izquierda casi fuera.
  • Come como una lima… plato principal, yogur, fruta… ¡De todo y le chifla! Últimamente estoy un poco sosa con el desayuno, que lo basamos en galletas, pan tostado, tostadas de espelta o cereales, a ver si me ilumino y cambiamos un poquito. Hay días en los que voy más pillada y tengo que dejarle los dibujos para darle de comer yo, y me da mucha pena porque nunca me ha gustado este método, pero sino no llego a trabajar, literalmente.

Y nada… en un mes estamos de cumpleaños… ¡qué rapido va esto!

Cumpliendo 22 meses

Hoy Eric cumple 22 meses. ¡Qué mayor se me está haciendo!Y qué poco me queda ya de bebé y de contar por meses,¿verdad?

Lo que más destacaría en este momento es que noto un desarrollo del lenguaje muy importante, hoy mismo ha empezado a diferenciar los sexos diciendo niña y niño.
Y además de todas las frases que apuntaba en los 21 meses, también dice muchas otras más… describe las partes del cuerpo,  diferencia diferentes frutas y alimentos, y sabe ya muchísimos animales y sus sonidos, y algunas prendas de ropa (zapato, zapatilla, calcetin, pijama...).
Los medios de transporte son su predilección y los nombra sin parar: el ten, el coche, el obús, el aaion, aarco..
Dice que la comida quema, que se va a bañar, a mimir, a juvar, al tobogan y que las cosas son muy guays. Nos llama diciendo ven, ven, dame, besito… y gracias y de nada.
Hace unos días me sorprendió contestando un amoroso Qué tal? cuando le dije Hola!. Y ha aprendido las últimas palabras de las canciones de Cumpleaños Feliz y Cucú cantaba la rana.

Y al fin he escuchado lo mejor del mundo Mamiii, te ero… me de-rri-to

Conoce sus juguetes y los llama para pedirlos.  y últimamente está mostrando predilección por un osito blanco de Suavinex y un León de Imaginarium y se abraza a ellos por la noche. También le gustar mucho jugar con las fichas (las construcciones), con una ciudad de madera de Lidl y su garaje.

También es muy expresivo, ya que se echa mano a la nariz y dice que huele fatal la caca, dice adiós antes de irse a la cama, al médico,en la guardería,  y cuando acaban los dibujos. También ladea la cabeza con cierta empatía al escuchar y no para de repetir ohh cuando se sorprende y de negar con la cabeza. A veces nos pone cara de enfado total cuando le reñimos y nos repite no se hace!, cosa que me cabrea un huevo. También está empezando al fin a decirnos SII con sentido, ¡bien!

En cuanto al tema del pañal, tenemos el libro de Puedo mirar tu pañal con el que él mismo ha aprendido lo que es el orinal y cómo se usa y a veces hace amago de sentarse en el suyo. También se da cuenta cuando se hace caca y lo dice, así que pronto empezaremos con ese tema, quizá probemos en Semana Santa.

A esta edad come de todo y aunque cuidamos el tema de la sal y que coma todo casero y fresco, a veces sí que le damos algún pequeño trozo de bollito, o algún frito. Aunque estoy contenta porque no es un niño de chuches, ni chocolate, ni gusanitos, ni comida basura. Estoy muy feliz porque el BLW es lo mejor que hemos hecho nunca, y aunque cuesta al principio el resultado es genial y ya maneja más o menos bien cuchara y tenedor.
En este mes entre sus platos favoritos están  el arroz con tomate,  la pasta,  las patatas fritas, la zanahoria y el brócoli al vapor, el pescado a la plancha y la sopa, que no falla nunca.

Dormir lleva siendo una maravilla desde hace poco tiempo. Atrás quedó el niño que costaba dormirle un rato desesperante. Ahora después de cenar, se rasca los ojos, pide mimir y se va a la cama con sus dos peluches, se da la media vuelta y listo. Y normalmente, duerme de 21.45 a 8,15 de media. Una genialidad total.

También he empezado a lavarle los dientes con cierto rigor. Anteriormente he ido probando a ver que cara ponía, pero sin ninguna periodicidad. En esto iba mal y tarde, pero le vamos a poner remedio ya, jejeje.

Y nada, si se me siguen ocurriendo cositas, las escribiré sin falta!