Eric cumple 2 años

El 6 de abril fue el cumpleaños del peque, pero entre que estamos liadísimos con trabajo y nueva casa y que hemos tenido la semana santa por medio, no he tenido tiempo ni de escribir. ¡Aún ni tengo las fotos pasadas al ordenador!

El día del cumpleaños fue muy especial. Aunque fue jueves, hice lo posible para cambiar turno y trabajar de mañana. Entonces Eric fue a la guardería en horario escolar, de 9.30 a 12.30 y se lo pasó genial. Llevamos aspitos para los amigos y también hicimos una tarta adaptada, porque el día anterior me entere (OMG!) de que había un APLV en su clase.

Luego mis padres fueron a buscarle y nos esperaron para comer. Había decorado la casa con una tira de banderines de colores y  con globos de dos años y juntos soplamos la vela de cumpleaños en el bizcocho. Después hicimos una conferencia Skype con los abuelos del pueblo para que pudieran estar presentes en su día también.

Le dimos sus regalos: Unas zapatillas chulas New Balance de los abuelos y un kit de instrumentos musicales de Janod, que nos encanta. Por la tarde nos fuimos Mr. Popero, Eric y yo a un centro comercial cercano, compramos un globo de helio de cumpleaños y nos fuimos a pasear y a jugar en el parque. Para finalizar nos fuimos a merendar al Vips, estoy a dieta, ¡pero la ocasión lo merece!

El fin de semana siguiente al cumpleaños, dos días más tarde, le dimos el tercer regalo ¡nos fuimos al zoo! Y lo pasamos en grande viendo todos los animales, alucinó! El que más le gustó fue el mamo (el hipopótamo) y también los elefantes, monos, tigres y leones marinos y el espectáculo de aves exóticas. Comimos de picnic allí y después vino una pareja amiga con su hijito, que es de la misma edad que Eric.

Ya en Semana Santa lo disfrutamos en el pueblo en una celebración en el campo, rodeado de los primos, tíos, abuelos, primos segundos y la verdad que fue genial, porque estuvimos de barbacoa, en la naturaleza, jugando y oliendo la primavera… acabamos agotados pero nos encantó la celebración tan familiar y divertida, tan normal.

Y estos son los primeros días de los dos años Eric, siento no escribir mucho, pero es que estoy a tope. Tengo pendiente hacer el resumen de la revisión de los dos años, a ver si saco un hueco estos días, que tengo el blog abandonado total. 🙂

Cumpliendo 22 meses

Hoy Eric cumple 22 meses. ¡Qué mayor se me está haciendo!Y qué poco me queda ya de bebé y de contar por meses,¿verdad?

Lo que más destacaría en este momento es que noto un desarrollo del lenguaje muy importante, hoy mismo ha empezado a diferenciar los sexos diciendo niña y niño.
Y además de todas las frases que apuntaba en los 21 meses, también dice muchas otras más… describe las partes del cuerpo,  diferencia diferentes frutas y alimentos, y sabe ya muchísimos animales y sus sonidos, y algunas prendas de ropa (zapato, zapatilla, calcetin, pijama...).
Los medios de transporte son su predilección y los nombra sin parar: el ten, el coche, el obús, el aaion, aarco..
Dice que la comida quema, que se va a bañar, a mimir, a juvar, al tobogan y que las cosas son muy guays. Nos llama diciendo ven, ven, dame, besito… y gracias y de nada.
Hace unos días me sorprendió contestando un amoroso Qué tal? cuando le dije Hola!. Y ha aprendido las últimas palabras de las canciones de Cumpleaños Feliz y Cucú cantaba la rana.

Y al fin he escuchado lo mejor del mundo Mamiii, te ero… me de-rri-to

Conoce sus juguetes y los llama para pedirlos.  y últimamente está mostrando predilección por un osito blanco de Suavinex y un León de Imaginarium y se abraza a ellos por la noche. También le gustar mucho jugar con las fichas (las construcciones), con una ciudad de madera de Lidl y su garaje.

También es muy expresivo, ya que se echa mano a la nariz y dice que huele fatal la caca, dice adiós antes de irse a la cama, al médico,en la guardería,  y cuando acaban los dibujos. También ladea la cabeza con cierta empatía al escuchar y no para de repetir ohh cuando se sorprende y de negar con la cabeza. A veces nos pone cara de enfado total cuando le reñimos y nos repite no se hace!, cosa que me cabrea un huevo. También está empezando al fin a decirnos SII con sentido, ¡bien!

En cuanto al tema del pañal, tenemos el libro de Puedo mirar tu pañal con el que él mismo ha aprendido lo que es el orinal y cómo se usa y a veces hace amago de sentarse en el suyo. También se da cuenta cuando se hace caca y lo dice, así que pronto empezaremos con ese tema, quizá probemos en Semana Santa.

A esta edad come de todo y aunque cuidamos el tema de la sal y que coma todo casero y fresco, a veces sí que le damos algún pequeño trozo de bollito, o algún frito. Aunque estoy contenta porque no es un niño de chuches, ni chocolate, ni gusanitos, ni comida basura. Estoy muy feliz porque el BLW es lo mejor que hemos hecho nunca, y aunque cuesta al principio el resultado es genial y ya maneja más o menos bien cuchara y tenedor.
En este mes entre sus platos favoritos están  el arroz con tomate,  la pasta,  las patatas fritas, la zanahoria y el brócoli al vapor, el pescado a la plancha y la sopa, que no falla nunca.

Dormir lleva siendo una maravilla desde hace poco tiempo. Atrás quedó el niño que costaba dormirle un rato desesperante. Ahora después de cenar, se rasca los ojos, pide mimir y se va a la cama con sus dos peluches, se da la media vuelta y listo. Y normalmente, duerme de 21.45 a 8,15 de media. Una genialidad total.

También he empezado a lavarle los dientes con cierto rigor. Anteriormente he ido probando a ver que cara ponía, pero sin ninguna periodicidad. En esto iba mal y tarde, pero le vamos a poner remedio ya, jejeje.

Y nada, si se me siguen ocurriendo cositas, las escribiré sin falta!

 

 

Acostumbrarles a leer desde pequeños

El post de hoy es de mamá gallina hinchada de orgullo! Desde hace bastante tiempo, acostumbramos a leer cosas a Eric… No tanto para dormir, sino en cualquier momento del día.

Me pongo super feliz cuando el va a su librería y escoge uno de sus libros favoritos…. Nos pide a Meme (Elmer), o a Lupe, o a Pepe, o a Col (cuento de la guarde).

Viene con el libro en las manos y se sienta en el tatami entre nuestras piernas para que se lo leamos… o bien se sienta en el sofá con nosotros. Y muero de amor, por estar inculcandole algo tan precioso e increible como la lectura, ver como amplia vocabulario, se emociona con las historias y dice ohhhhhhh y halaaaaaa cuando pasamos páginas.

El último en adquirir ha sido ¿Puedo mirar tu pañal? y se lo pasa pipa viendo los pañales y caquitas de los diferentes animales, le ha encantado!

Y tambien le encanta uno sobre diferentes medios de transporte, es el que aparece en esta foto, repite todos como un loro!

Me encanta transmitirle nuestro gusto por la lectura y aunque habitualmente se asocia a la hora de dormir, nos funciona genial y creo que es más didáctico hacerlo como un juego más.

La revisión de los 18 meses

Ayer fue la revisión de los 18 meses de Eric y está estupendamente.

El enfermero Efe le exploró  la vista,  las caderas, los oídos, le hizo caminar,  le miró los genitales (no tiene fimosis, sólo unas adherencias y nos recomendaron lavar con agua y jabón), el test de TEA (espectro autista) y le contaron los dientes (ya tiene casi todas las piezas, le faltan las 4 muelas de atras.

Nos hicieron preguntas sobre crianza, todo muy variado…
Cositas como cuál es la guardería en la que va, cuántas horas, si come allí (muy orgullosa dije que no, que me encanta cocinar a mi pequeño), si el niño va al parque y le dejamos libremente jugar como y con quien le apetece.
Además nos dijo que aún no se puede esperar que el niño duerma toda la noche, que son normales los despertares (Eric se despierta dos o tres veces pidiendo agua o chupete para tenernos cerca).
Nos preguntó si ya dice 6-8 palabras con sentido, e incluso si junta dos… (juntar dos no lo hace aún), si es capaz de subir escaleras, si nos imita…
También nos recordó que a partir de los 18 meses ya puede comer de todo, pescado azul también y que hagamos una dieta variada con el resto de la famiila,  exceptuando las aceitunas con hueso y los frutos secos y las salchicas de frankfurt que por lo visto son muy peligrosas…

Le midieron y tallaron
Talla: 78 cm (P5)
Peso: 10, 180 kg (P38)
Perímetro craeal: 47,4 cm (P50)

También le pusieron la vacuna correspondiente, que es un recuerdo de

Difteria-Tétanos-Tos ferina acelular
Haemophilus Influenzae b
Polio inactivada

Y por último nos recomendaron ponerle la vacuna de la gripe, por las bronquiolitis, otitis y crisis de broncoespasmos que tuvo el invierno pasado. Así que  a partir del 17 de octubre de 2016 podemos llamar para que se la pongan, que se abre calendario de la vacuna en la Comunidad de Madrid.

Le pregunté que si podía ir a matronatación por las otitis y demás y me dijo que sin problema ninguno, mientras no estuviera enfermo de los oídos. Espero que no le pase pronto, porque en la piscina lo pasamos genial, pronto escribiré un post con los avances que ha tenido hasta ahora.

También le pregunté sobre cuándo dejar el chupete y  me dijo un truco. Ve retirando todos según se vayan poniendo feos, y déjale sólo uno. Ve explicandole que es el último porque ya no le hace falta y como se va a poner asqueroso, él solo se va a dar cuenta de que ya no le sirve para nada y lo va a apartar. Jamás lo había escuchado, ¡pero así lo haremos! Tan simple como eso

Así que todo genial, mi pequeño es un bebé grande… que aunque literalmente es un pequeñín está feliz, come, sonríe y se desarrolla fenomenalmente. Cuando nos fuimos, se despidió con la mano y diciendo adiós a Efe y a la enfermera residente, mientras yo escuchaba por lo bajito cuando ves a un niño así, no hacen falta más pruebas de que está bien y que los padres lo hacen genial….

Y yo no cabía por la puerta de orgullo…lo hacemos bien. Es sólo intuición, sentido común.

Las Perseidas, Los Planetas… Su latido.

Hace dos años estaba triste, muy triste. Había ido a una ecografía en la que se supone que tiene que haber latido y NO lo había.  Aparte del dolor que supone someterse a un tratamiento de fertilidad, creo que la peor semana fue esa de incertidumbre, esas horas que no pasaban, esas ganas de dormir cada noche para que quede un día menos y saber si mis bichitos estaban conmigo…

Os voy a contar un secreto que entonces no conté… Hace dos años, durante esta semana tan tan larga esperando la ecografía para saber si tenía conmigo a mis bebés, decidimos ir a ver un concierto que nos hacía especial ilusión.

Suponía viajar casi cuatro horas entre ida y vuelta para llegar a un festival para ver a Los Planetas, nuestro grupo pop de referencia. Quizá otra persona se hubiera quedado en casa, pero yo estaba harta de los por si acasos.  Es cierto que intentaría no hacer movimientos bruscos, ni bailar demasiado, ni a saltar… Todo los cuidados serían pocos, pero algo en nosotros nos decía que si aquello iba adelante, así sería igualmente.

Los primeros acordes silenciaban al público, la gente coreaba sentida, las guitarras punteaban… Y la batería, la sublime batería saltaba en el escenario. Mr. Popero me dijo que con un concierto así, el corazón de Gus y Luz empezaría a golpetear sin duda alguna.

Esa misma noche volvimos a casa durante la lluvia de estrellas. Las Perseidas de 2014. Miraba buscando una, sólo una para pedir el mayor deseo de vida, quédate conmigo! quedáos con mamá!

Finalmente una estrella enorme atravesó el firmamento,  ¡Era ella! De Estrella a Estrella supliqué al firmamento entero que la mía se quedara conmigo mientras acariciaba suavemente mi vientre. Visualizaba que toda esa luz iba directamente a mis hijos.

Dos días después, apenas dos horas antes de la ecografía estaba muy asustada. La semana más angustiosa de mi vida…  ¿Habría dado resultado mi deseo?, ¿El concierto de Los Planetas habría ayudado con su magia a que todo fuera bien?

El resultado fue genial, tucum tucum, tucum… sonaba fuerte el corazón de uno de mis bebés.

Mi pequeña estrellita estaba conmigo… Se llama Eric.
Igual que el batería de Los Planetas.

Vuelta al trabajo fuera de casa

Hasta ahora he trabajado desde casa, pero las cosas van a cambiar a partir de mañana. Voy a volver a trabajar fuera de casa durante unas seis horas y media al día, por la tarde. Me ofrecieron un puesto cómodo que se complementa muy bien con mi pequeño negocio y me da unos ingresos estables, cotización, cierta seguridad, comodidad. Tras darle varias vueltas dije que SÍ, porque nos vendrá muy bien todo esto.

Pero llevo casi una semana que miro el reloj triste y en la franja en la que estaré trabajando parece que no pasan los minutos. Tengo mucha nostalgia y ya echo de menos a Eric y Mr. Popero desde antes de empezar, ¡ay!

Me despierto en la madrugada pensando si habré hecho bien en aceptarlo, siento que he “traicionado” mi voluntad de querer estar con Eric en casa  hasta el año y medio de su vida… De hecho estas últimas noches me he despertado de madrugada, le he cogido en su saquito y me le he metido conmigo en la cama, a respirar su olor y sin separarme de él. Durante las tardes jugamos sin parar, le beso, le canso, le muerdo…

Durante las mañanas me ocuparé de nuestro Gusiluz y por la tarde lo hará Mr Popero. Pero hay dos horas que nos cruzamos y en las que tendré que dejar al pequeño en la GUARDERÍA. Nuestra idea es que yo le voy a dar de comer y mi marido la merienda y sólo estará allí para dormir su siesta, jugar un poquito y demás, pero me da tanta pena…

Muchas mamás están deseando volver a trabajar fuera de casa, volver a ponerse guapas, subirse a sus tacones, estar ocupadas, desconectar, pensar en otras cosas y sentirse útiles para la sociedad. Pero en mi caso el componente para volver a trabajar es un 50% económico y un 50% por no perder la oportunidad, ya que se trata de un trabajo cómodo y que durante el mismo puedo estar tranquila e incluso acudir a mi pequeño negocio, que es cierto que ahora está en temporada baja…

¿Qué te parece?, ¿es normal tener este sentimiento de abandono y de que ojalá me toque el Euromillón hoy mismo y no separarme de mi bebito?