Mi bebé cumple 6 meses

Mi pequeño Eric ya ha cumplido 6 meses. Es un pequeño diablillo sonriente y feliz, al que le encanta engancharse en su tetita y bailar con mamá por la casa. Tiene un despertar genial y le encanta que juguemos en la cama buen rato después de desayunar.

Es muy muy risueño y simpático aunque sin pasarse, las carcajadas le cuestan más. Se gira, croquetea, juega en su manta de actividades y se mete en la boca todo lo que pilla. Le encantan los juguetes blanditos y ya coordina muy bien con sus manos toquetearlo todo. Come muy bien sus papillas de verduras, pollo y frutas y se zampa los cereales incluso durmiendo por la noche.

Hay días que no me deja respirar, pero ya opto por dejarme llevar. Al principio lo llevaba fatal, no tener ni un minuto pero ahora voy entendiendo que esto va rapidísimo. Me abandono a sus balbuceos, quiero olerlo, mirarlo, que me babee, que me muerda, que siga queriendo estar con su mamá en el regazo y mirarme con esos ojitos, rechupetea su tetita y me mira y se ríe… creo que voy a morir de amor.

A veces se parece a papá, otras a mamá, según si está sentado, tumbado, serio, sonriente o dormido.A veces le observamos mientras duerme y quiero pensar que nunca jamás me olvidaré de estos momentos, quiero mirarle para retenerlo en la retina para siempre, no te escapes de mi mente como eres ahora, mi niño… Odio el ya se me ha olvidado como era de bebé que relatan muchas mamis…
Ahora se sienta en la trona y se sujeta de la barra, se sienta en la silla y se agarra mientras me mira con esos dos dientes incipientes. Mira a la cámara y sonríe… Refunfuña, grita,  me despierta, no para mi lagartija, pero le quiero tantísimo… mi pequeño Gusiluz. No hay ni un día de mi vida que no de gracias por tenerte a mi lado.

Lactancia materna sin pudor

Me gustaría hacer una pequeña reflexión que me inspiró el enfermero de Eric en su revisión de los dos meses: ¿Qué piensas de amamantar en público? Y le contesté que me parecía natural. Me parece una aberración que la gente se esconda porque haya algunos cerrados de mente que se escandalicen.

Empezando porque es algo totalmente natural, humano y que tiene gran ternura, ¿acaso hay gente que les de repulsión ver una teta en la boca de un niño?, ¿hay personas que lo ven indecente u obsceno?… a mí me da igual. La vergüenza no es una de “mis propiedades”, así que si no les gusta que no miren.

En segundo lugar me parece que lactar con naturalidad hace que tengamos más movilidad con el bebé. Imagina cuánto te pierdes, cuanta vida y cuanta normalidad sale de tu vida si tienes que estar en tu casa o en un sitio muy tranquilo: no podrás salir a comer, ir a casa de nadie, pasear por la calle, ni hacer “vida normal”. Si la lactancia es a demanda, debemos poder dar a demanda.

Y por último me gustaría recalcar que dar el pecho es normal. Los bebés tienen que comer, y se recomienda y se dice que lo mejor es la teta. Punto pelota!

Entiendo que haya mujeres que les de vergüenza, pero para eso se tienen muselinas, gasas, camisetas adaptadas para poder darlo discretamente. Aún así yo defiendo que no a la discrección. Dar de mamar es natural, hace que no nos reclutemos en casas y tenemos que tratarlo con total normalidad.

Una antigua compañera de trabajo me dijo que no le gustaba dar el pecho en público y que es más, que le daba cosa verle la teta a otra persona en un restaurante ya que no hay necesidad de ello, le daba asco. Aunque respetable, me pareció raro y hoy me parece antinatura. Yo saco la teta allá donde voy: a casa de mis amigos, en una comunión, cafetería, tren de cercanías, terraza o consulta del médico. ¡Sí a dar el pecho con normalidad! ¿Qué pensáis vosotras? 

La revisión de los dos meses del bebe

El pasado sábado mi pequeño Gusiluz cumplió dos meses, está creciendo mucho y la verdad que tenemos suerte que come y duerme muy bien, además de ser bastante espabilado. En estas semanas hemos probado a darle biberón en tres ocasiones porque tuve que ir a trabajar el sábado pasado, y parece que no le hizo ningún asco.

Pero hoy he ido a la revisión de los dos meses, que en mi área de salud la realiza el enfermero. Me he cambiado de enfermero, porque no me terminaba de gustar la enfermera anterior, que me recordaba a mi matrona loca del embarazo (paternalista, imprevisible, algo taciturna y muy bruta!…)

LA REVISIÓN

Con dos meses (+ 5 días), Eric pesa 5,560 kg,su perímetro craneal son 40 cm y mide 57,5. Está en percentil 50, así que fantástico La revisión ha ido bien: aspecto general, cadera, auscultación, riñoncitos, piernas, fontanelas, boquita, pitillo,… todo está bien.

También me ha preguntado si hace bien pis y caca (por cierto, anteayer tuvo una monumental que caló el pañal, body, pantalón y portabebés!!!), si atiende bien a los estímulos externos, si ya sonríe, levanta la cabecita cuando esta tumbado hacia abajo, fija la mirada, mira a quien habla…

CUIDADOS

Me ha vuelto a recordar la importancia de cogerlo en brazos para calmarle y las bondades del colecho y el porteo ergonómico. También de la lactancia materna exclusiva (LME): Me ha visto tan puesta en lactancia y tan activa con que vaya a buen fin que me ha sugerido ir a los grupos de la liga de la leche como apoyo a las mamás y referencia, yo le he dicho que no me gustan mucho porque algunas son un poco…sectarias con el tema lactancia.

Por cierto, hoy me he despertado con un dolorcillo en la mama derecha… parece una ligera obstrucción, espero que no vaya a más, ya os contaré. De momento estoy con calorcito, masajito y poniendo a Gusiluz al pecho.

VACUNAS de los dos meses

El calendario de vacunas de la comunidad de Madrid de 2015 indica que estas primeras vacunas sean las siguientes:
Hepatitis B
Difteria – Tétanos- Tos ferina acelular
Haemophilus Influenzae b
Polio inactivada
Meningococo C
Neumococo 13V ( se ha vuelto a incluir este año 2015)

La vacuna del Rotavirus no se la vamos a poner, ya que no la vemos necesaria en nuestro caso: el bebé va a estar con nosotros el primer año y no va a ir a guardería en principio. Nos ha dicho que podría darle reacción: fiebre, mimitis, somnolencia y falta de apetito.

Le han dado 3 pinchazos y ha llorado un poquito y se le ha pasado… pero esta tarde está rondando los 37 grados y está llorón. Llora por dolor, se le ve en la carita y no sabemos si será de la herida o de los gases de tanto llorar… Mr. Popero se lo ha llevado de paseo y ¡yo aprovecho para escribiros un poquito! Echo tanto de menos mi blog!!! A ver como vuelve del paseo el gordito lechón.

Y eso ha sido todo, me ha encantando la primera visita con este nuevo enfermero. Es majísimo (que oye, me ha preguntado la edad y al contestarle me dice que no los aparento para nada!! (yuhiii, como me gusta que me digan eso!!)

Sintomas de mastitis en la lactancia

Pues sí, me ha tocado! El sábado me desperté con síntomas de mastitis de madrugada. Desde que soy mamá siempre me sorprenden las cosas nuevas de noche.  Me desperté con el pecho duro y con dolor, que se intensificó en la toma de las 8 de la mañana.

Me dolía mucho dar de mamar a Eric y la zona interior alrededor del pezón (no hacía la axila) estaba muy inflamada y adolorida. Además me encontraba como si tuviera gripe, muy cansada y con dolor de cabeza y malestar general. Volví a meterme en la cama y quería descansar, cerrar los ojos y que nada de esto estuviera pasando…

Al final me levanté y vi que tenía fiebre al tomarme la temperatura. ¿Qué había hecho mal?, ¿son grietas?, ¿Porqué duele tanto?… Me metí en el grupo de facebook de Asesoras de lactancia online, pero no encontraba muchas respuestas. Todo parecía indicar mastitis

Así que me fui a urgencias y tras esperar una hora muy incómoda (la mastitis te da la flojera de tener faringitis o gastroenteritis… estás febril total!), la doctora me dijo que sí, que era mastitis. Me mandó amoxicilina para la infección y paracetamol para la fiebre y el dolor. Y que si iba a peor en dos días que fuera al hospital para descartar abscesos de pus (ay que miedo)

Recomendaciones

– No interrumpir la lactancia, puedes liarte una bien gorda. La verdad que duele, mucho mucho… los dos primeros días no podía dejar de gimotear con los primeros chup chup del bebé. Ay!  Lo ideal es ponerle con la barbilla orientada a donde tengas la obstrucción, para que chupe con más fuerza en ese lado.

– Hay que dejar al bebé comer mucho. Eric come muy rápido, en 20 minutos. Ahora le dejo mucho más 40 minutos, incluso al principio una hora. Si notas que no vacía bien el pecho, terminar con sacaleches (aunque hay personas que dicen que es peor, para no sobrestimular).

– Ponerte calor con una manta eléctrica, toalla caliente o saco de semillas. Esto lo hice los 2 primeros días, que fue cuando empezó a mejorar la cosa. Luego me cansé cuando ví que todo iba mejorando.

– Dar masajitos circulares y en dirección al pezón. Mientras come el bebé y si tienes tiempo, a posteriori

– Ponerte frío después para cerrar los conductos ( esto no lo he hecho, ups)

La mastitis es uno de los problemas de la lactancia más dolorosos y que hacen que se deje. Cuando noté los síntomas me dio miedo y luego mucha pena. Aunque para mí es duro dar el pecho ( me parece molesto y sacrificado), es verdad que es lo que he elegido y me parece lo mejor para el bebé y para mí. Pienso que hasta ahora ha ido todo bien y que será un fastidio si dejo de producir leche o tengo complicaciones.

Además en la lactancia hay mucha gente derrotista por desconocimiento, que no apoya en estos casos y más bien me ha preguntado que si esa leche está buena, que porqué no dejas ese pecho a un lado… menos mal que me documenté muy rápido para saber que no pasa nada, que no hay que dejarlo sino continuar.

A ver que tal continúo. Parece que todo va a mejor y no hay bultos raros en el pecho de hecho en un par de días mejoré bastante. Si leeis est post y tenéis cualquier duda al respecto, escribidme!!!

Como evoluciona Eric en su primeras 6 semanas

Este post quería hacerle con el mes… pero ganó el post el primer mes de vida, dedicado a hablar sobre la caca de vaca que es para la mamá ese primer mes, por mucho que queramos a nuestros bebés.

Pero en este post voy a hablar de como ha digievolucionado mi estrellita.

La pelvis renal La sigue teniendo, es el riñón dilatado detectado en la semana 28 de embarazo. Es de nivel II/IV, es decir, mediano en cuanto a gravedad.  Vimos a la nefróloga en el hospital y nos dijo que se pasaría con el tiempo y tenemos que volver el 6 de julio, cuando el bebé tenga 3 meses para revisión. Supongo que las revisiones serán cada 3 meses.

Las pruebas del talón. Salió dudoso el hipotiroidismo congénito, pero en la repetición salió todo bien. La verdad que fueron 12 días muy largos hasta que recibimos la carta el 31 de abril…

El peso y la talla: La semana pasada (5 semanas de vida), pesaba 4,660 kg y medía 54 centímetros. Percentil 50, guay!En el primer mes ha engordado 1,360 gramos, así que vamos muy bien de peso (demasiado diría yo, le voy viendo cada día más grande y menos recién nacido.

La revisión muy bien, es un niño muy sanito y tendremos que volver el 6 de junio a pincharle las primeras vacunas (vamos a ponerle todas menos el Rotavirus, que nos dijeron que hoy por hoy es preventivo y aún así puede pillar otros tipos de gastroenteritis). Se ha empezado a tomar la vitamina D. La pediatra me ha aconsejado “dejarle tranquilos los orificios”: no le limpio los mocos con suero, ni ayudado a hacer caca, ni le limpio los ojos con nada…

El bebé en general va a mejor en cuanto a “comportamiento”: está pasando los cólicos (nos aconsejaron un probiótico llamado Reuteri que no hemos comprado). Es un poco lloroncito y tiene mimitis crónica. Le encanta dormir en brazos y no le gusta mucho hacerlo tumbado encima mía. Tampoco le va mucho de momento la mochila (Tengo una Emeibaby y llora mucho dentro de ella). Ahora creo que estamos en la crisis de crecimiento de las 6-7 semanas y está un poco más irascible, arquea su espalda y tira del pezón al mamar, pero es normal.

Empieza a sonreir, aunque es un nene bastante serio d y pone unas caras de circunstancias y reflexión con las Mr. Popero y yo nos partimos de risa .

Se alimenta con lactancia materna exclusiva, aunque creo que tiene algo de frenillo porque darle el pecho es bastante desagradable. Toma a demanda, aunque por la noche hace tres tomas, a las 12, a las 4 y a las 7 aproximadamente (esto varía media hora arriba y abajo). También le suele gustar mucho la fiesta tras la toma de las 4 y nos dedica gorgoritos, ruiditos… y tenemos que dormirle para poder descansar.

El otro día probamos a darle el biberón. Lo hizo genial!!! (quizá ayuda a ello que yo esté usando pezonera? ) Estoy en contra de los bibes por el miedo a que interfieran en la producción de leche, pero el próximo miércoles tengo una reunión y queríamos estar preparados para darle una toma. (7 semanas postparto sí,dura vida la del autónomo! 🙂 )  El biberón se lo dió Mr. Popero, nunca habíamos preparado uno y él nunca había dado ninguno, fue muy bonito.

Hace sonidos de auténtico gorrino! Oink, oink, ronk, ronk, argg!!! Sobre todo cuando se despereza y quiere comer!! Como ahora mismo… me voy!

El MIEDO al dolor del parto, puntos y lactancia… cambia todo cambia

Tengo una pequeña agenda en el ordenador donde apunto un montón de temas de los que me gustaría hablar para que no se me olvide. En la casi recta final del embarazo ha habido cosas que aún no he tocado, como por ejemplo si es útil la videovigilancia o el cinturón del coche y otro post que me inspiró Clara, del Diario de una madre ingeniera sobre si estamos preparadass para ser madres…

No sé si me dará tiempo o procederá retomar esos post que me prometí escribir, ¿porqué? Los pensamientos evolucionan y  el tiempo cura miedos, hace callo o te hace cambiar. Lo que te preocupa hoy, mañana ha evolucionado.

Pero no me gustaría dejarme en el tintero tres miedos que han ido evolucionando desde noviembre hasta ahora. El miedo a la gestión del dolor de parto, a los puntos de la episiotomía y a la lactancia.

Hace tres meses  -especialmente antes de las clases de preparación al parto – veía muy lejos estas cuestiones pero por ello me tenían la cabeza loca: ¿Gritaré sin parar en mi parto?, ¿lloraré de miedo? o ¿no sentiré nada y me bloquearé con la epidural?, ¿me darán muchos puntos?, ¿tirarán mucho?, ¿perderé mucha sangre?, ¿las relaciones volverán a ser lo que eran?. Y mi resquemor más antiguo de todos, ¿aguantaré las penurias y desgracias de la lactancia?, ¿ seré capaz de llorar con un pañuelo entre los dientes para dar teta a mi bebé?, ¡yo paso de esto!

El miedo al parto y a la lactancia es natural. Escribo este post con una visión retrospectiva, porque ahora puedo deciros que es normal que tengáis miedo, que va por etapas y que psicológicamente te da tiempo a madurar en 9 meses de embarazo, unas buenas clases de preparación y gente estupenda que te da la mano (sin contarte cuentos de hadas tampoco).

EL  PARTO

Del miedo al parto pasé a naturalizarlo, a ver que es normal, que todas lo hemos hecho. Me he emponderado.

Empoderamiento o apoderamiento se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual, política, social o económica de los individuos y las comunidades para impulsar cambios positivos de las situaciones en que viven. Generalmente implica el desarrollo en el beneficiario de una confianza en sus propias capacidades.

Empoderamiento se refiere a la capacidad que las personas, en situaciones de vulnerabilidad, tienen de lograr una transformación con la cual deje de ser objeto de otros y consigue ser la protagonista de su propia historia. Es por medio del cambio de mentalidades colectivas y de la capacidad que las personas pueden lograr al facultarse al ir en busca del cambio.

Ahora creo que soy capaz de hacerlo, de traer una nueva vida. Todas lo hemos hecho a lo largo de la historia y como me dijo mi Super Cuñi: Tienes que ir pensando que lo vas a hacer bien, pero estar abierta a todas las posibilidades.

Y el tu tranquila, que ahí no se va a quedar que me sonaba tan duro por parte de mi madre, ahora lo veo natural. Eric va a salir y pronto estará con nosotros.

Otra cosa que me ha ayudado mucho es no ver el parto como un fin, sino como el medio que me va a llevar a mi sueño. Como dice mi Mrs. S – sin negarme el dolor del parto-  cada contracción es una menos de parto y una más cerca de tu niño, y el tiempo pasa de un modo diferente en el parto.

La elaboración de un plan de parto también me sirvió mucho para saber qué posibilidades hay y conocerlas. Conocer es saber, amigas.

LACTANCIA

En cuanto a la lactancia he pasado de ser muy escéptica conmigo misma a tener la mente abierta. No me he olvidado de que será duro, puede que duela (o no), tenga dudas… pero creo que estoy mucho más tranquila que meses atrás.

Este cambio ha sido gracias a que  me he formado, siguiendo los pasos que me dieron en el Taller de lactancia. Y también he buscado apoyo externo con matronas y mamis experimentadas y con un grupo de asesoras de lactancia en Facebook que descubrí la semana pasada en la jornada de mujer y maternidad.

Formarse es primordial para elegir el tipo de parto, maternidad y lactancia a seguir. Y rodearse de mamás y mujeres en la misma situación es el modo de vivir esta etapa conscientemente.