7 meses de recuerdos maravillosos

El principio fue duro físicamente y con pena admito que no guardo buenos recuerdos de esa destrucción: días de desesperarme y querer que corran las páginas del calendario y pasar la pesadilla de mi cesárea. Mi niño, ahora pararía las horas, estoy en este dulce momento que todas las madres recuerdan con nostalgia.

Me quedo con el conjunto con un perro y un gatito con el que saliste del hospital, las lágrimas de los tres el primer día que entramos en casa, con tu mano enganchada en mi dedo , tan pequeña. Y con tu edredón de patchwork handmade y el olor de las toallitas al cambiarte. Con la emoción de guardar tu ropa limpia y elegir la nueva de cada día. También guardo la sensación de como te sentía al portearte y los besos que doy a tu cabecita, ,

Quiero guardar en mi memoria tus ojos que fueron verdes y se van poniendo pardos, lo minúsculo de tu pie de idéntica forma al mío. Tus estornudos de gatito. La boquita de piñón recién nacido, cómo subías las cejas con los ojos cerrados con mientras mamabas. Me quedo con tus primeras miradas derretidas que me echabas, eran tan súper bebé…

Recuerdo como se cayó tu pelo poco a poco para dejar paso al nuevo,el modo en el que mirabas el móvil del cambiador, cuando te cogía y te hacías una bolita y apretabas las manos muy fuerte. Cuando Papi popero te agarraba en el pecho y te quedabas dormido. Me quedo guardados los suspiritos al dormir, la carita de paz mientras lo haces. La primera vez que Papá Popi te dió el biberón.

Tremendas fueron esas sonrisas desdentadas y como te cogía de la mano en la minicuna de colecho para dormir los dos juntos (ay q pena me dió cambiarte a tu habitación). Quiero recordar para siempre tu cara cuando te ríes mientras tomas la tetita, como te paras y me miras. El olor a leche de tu pelo, ese que crece cada día más rubio sobre tu frente.

Guardaré siempre en mi memoría mis lagrimas de amor cuando te doy el bibe por la noche y hueles a bebito, tan calentito… y las enormes sonrisas con la que todas las mañanas me recibes. Tu carita en el baño con los juguetes, las lorcitas de tus muslos y las cosquillas en tus costados.

Tener siempre presente los juegos en la cama, esas risas de mañana y los palmoteos y tirones de pelo. Los besos a cientos que te doy y el modo en el te acurrucas en mi pecho. Con la cara de la primera vez que mordiste una manzana, tu primera papilla de zanahoria y patata…

Las carcajadas jugando al cucú-trás en la trona y los morritos que pones cuando te doy el puré. Recordaré la impresión de ver asomar tu primer diente. De esos paseos por el centro de Madrid mientras mirabas muy atento mordisqueando con la boca en forma de O tu sonajero. Cuando te pasé a la silla, y a la trona, ¡qué grandes te quedaban!

Los ñañaña, los gae, los tatatá… , cuando empezaste a golpear el sonajero. Tu mirada a la gente en el metro para ‘hablar’ con ellos, los grititos de felicidad al ver tu comida y la sonrisa que hace que tengas la cara hasta con forma cuadrada.  Tengo para siempre tu cara de paz al dormir, esos primeros abrazos que me vas dando, cuando alargas la mano para tocarme levemente la cara mientras comes. Cómo vas ganando espabile y felicidad cada día….

No se me olvidan tus cosas: los gatitos de Ikea, tu doudou pichu y la hamaca roja en la que ya te incorporas y te pones sentado.  Tu manta de actividades, el chupete de estrella, el biberon azul Difrax, el mono de gris, las converse rojas chiquititas.

Y sobre todo me quedo con los besitos y mimitos con papá. Esas tardes en las que yo trabajo y os escucho reir, comer, jugar, vivir. Y por las mañanas de fin de semana cuando te meto en la cama y estamos los tres hablando y riendo, estás en medio de los dos, mientras papá y yo enlazamos las piernas rodeándote.

No se me olvidan las lágrimas de ñoñez que surcan mi cara al escribir todo esto, con la sensación de que este amor lo es para toda la vida… Y así llegamos a los 7 meses, con mucha emoción. La misma con la que escribo tu diario de primeras veces, recopilo tu caja de recuerdos,

Intento quedarme en la retina con este bebé que crece, que se estira y será un niño. Y crezco yo contigo con la genial responsabilidad de ser el mejor ejemplo, darte los mejores mimos, compartir juntos mucho tiempo e investigarlo todo.

Estoy feliz de darte la mano para empezar a caminar en la vida, para que la sueltes cuando estés preparado y estar cerca cuando quieras apoyarte en ella. No me olvido del largo camino hasta llegar a tí… Soy tan afortunada, Gusiluz… Te amo con locura, bebé mío.

Anuncios

La vacuna de la gripe

Ayer me puse la vacuna de la gripe.  Leí que las embarazadas somos grupo de riesgo y como yo pillo los constipados  con mucha fuerza (soy suuper friolera), a ver si así enfermo menos este invierno.

Algunas chicas que conozco que están embarazadas me dicen que no se la van a poner , que conocen a X que se la puso y fue peor. Luego unas viejecillas que había en la puerta del médico también se extrañaron al verme en la puerta de enfermería, con lo que he pensao ¿a ver si la estoy  liando pardusca?

En fin, que me pinché (no me dolió nada, yo creo que las banderillas me han hecho más fuerte). Y después en casa leí sobre ello y la vacuna es buena porque

1.- Con la vacuna, evitas tenerla y que se complique, ya que una neumonía sí que es peligrosa para el bebé.

2.- La vacuna inyectada está hecha con virus muertos, no te va a hacer mal. Eso sí, prohibida la vacuna inhalada, la nasal, porque sí que está hecha con virus vivitos debilitados.

3.- Mantienes los anticuerpos y se los pasarás al bebé, por lo cual ya estará protegido también

¿Cuándo se tiene que administrar? Lo mejor es hacerlo ahora, a principios de “temporada”, en cuanto la vacuna esté disponible. Este año la campaña ha comenzado el 13 de octubre de 20014.

¿Cuándo no ponértela? Si estás constipada y con fiebre, ten cuidado y espera a que se te pase. También está desaconsejada si alguna vez te ha dado alergia, si eres alérgica al huevo (algunas vacunas tienen), o si has tenido un síndrome que se llama Guillain-Barré.

Así que nada, esta noche me ha dolido un poquito la zona al apoyarme sobre ese lado al dormir, pero nada más. Ya os contaré en unos días si me ha dado reacción y me he constipado o algo…

Ni bebés, ni madres, ni embarazadas

Ni bebés, ni madres, ni embarazadas.

Ayer escribí este post pensando en publicarlo hoy viernes y creo que fue un error pensar en él. Ya sabéis que soy muy positiva, por lo que verbalizar, escribir y asumir este tipo de pensamientos hizo que ayer fuera un día duro, de bajón y que me sintiera fatal todo el día porque…

1.- No me apetece ver a bebés: Siempre me he lanzado a coger bebés, a achucharlos y a decirles monerías, pero desde que estamos buscando intento no acercarme a ellos. Las razones son obvias:

Sigue leyendo

Preparada para empezar el ciclo de transfer. #comandojulio

Hoy hemos ido a la clínica y estoy FELIIIIZ!!!. Mr. Popero hacía bastantes días que no podía venir, porque siempre le pillaba en horario laboral, y ha venido conmigo hoy.

Justo antes de entrar me ha dado un pinchazo en el ovario derecho y le he dicho a mi chico ” Ay, este no va a estar bien aún”. Pero me equivocaba, ya que la doctora me ha hecho la ecografía (y como siempre yo he mirado al ecógrafo buscando si veo algo, pero ná de ná). En la ecografía ha visto que ambos ovarios tienen folículos menores y el endometrio está divino da morte.  (clinicamente hablando es un endometrio de 9mm en el día 19 del ciclo…ya os hablaré de esto más adelante).

 

Son muy buenas noticias, ya que podré empezar en julio! Si recordáis,  he tenido unos pequeños quistes a los que la píldora anticonceptiva ha ayudado a disolver, así que ahora tengo que dejar de tomarla para que baje mi regla a lo largo de esta semana, dentro de tres días. Me ha avisado que esta regla puede que sea muy pequeña, o que sea muy rara e incluso que pase inadvertida.

Una vez que baje mi regla, tendremos que esperar tres semanas porque el endometrio está preparado 7 dias tras la ovulacion, entonces la transferencia embrionaria se realizará sobre el 17 de julio. Se ha cuadrado todo con la pastilla anticonceptiva para que la betaespera y la prueba de embarazo no nos pillen de vacaciones fuera. Ains!!! Qué felicidad!!!!

Y eso, que… el día 4 de julio (8-10 dias post regla) tengo que volver a control a la clínica para que vayan viendo como va evolucionando mi endometrio… Ahora toca prepararse muy mucho para que éste sea la primera y más rica cuna de mi(s) bebé(s). Porque la doctora nos lo ha vuelto a preguntar, pero seguimos decididos a implantar 2 blastocitos pese a que el riesgo de embarazo múltiple es bastante alto.

¡Qué emoción!

Esperando la desaparición de los quistes después de FIV

Ahora entiendo cuando leo en los foros, los blogs y en Twitter lo dura que es la ESPERA para las mamás FIV

Nosotros decidimos ir por lo privado porque éramos incapaces de esperar las largas listas de la seguridad social y creemos que si podemos hacerlo así aunque sea una vez, nos merece la pena a nivel personal, de pareja y laboral. Pero las cosas no salen como estaba previsto y la naturaleza juega su rol haciendo que los planes e hipótesis del razocinio no valgan para nada.

De pronto un par de ecografías hacen tambalear tus ideas y hay que cambiar el chip. Por ello siento que ahora no tengo nada de contar al resto de mamás que buscan un bebé con técnicas de reproducción asisitida, ya que si bien el mes de mayo pasado (hace un mes) todo parecía ir a velocidad de vértigo ahora los días se hacen lentos y todos iguales, sin mucho que contar.

El lunes 23 de junio volveré a la clínica para ver qué tal van mis folículos, cuerpos, quistes que se han quedado en mi ovario tras la respuesta ovárica tan brutal que tuvo. Y asumí la cancelación por el riesgo de estimulación pensando cual alma cándida que en 20 días estaría con la transfer, pero sólo queda esperar a que mi cuerpo vuelva a estar bien para recibir a mi(s) bebé(s).

¡Qué poca paciencia tengo! Me imagino a mis 8 blastocitos vitrificados chiquititos y con cara de susto. Si estuvieran en Juego de Tronos serían unos fuertes Stark de Invernalia!!  Ayyy que ganas de que llegue la transferencia, ¿será en junio? ¿Me habré recuperado? Tendremos que esperar (mierda!).

 

 

 

Hay que esperar dos ciclos (y tristona)

Ayer fui a la doctora con toda la ilusión para que me hiciera una ecografía y me dijera cuándo podría ser mi transferencia. En mi mente  iba a ser el 25 de junio, casi tocaba la oportunidad con la punta de los dedos.

Vaya PALO me dio cuando me dijo que todavía tengo “cuerpos”, “formaciones” que no se han disuelto en mi ovario derecho tras la regla y que siguen ahí. Vamos, quistes. Cosas con las que NO ES POSIBLE mi transferencia este mes.

Ya sé que estas cosas pasan, pero esperar a julio me complica la existencia. Teníamos pensadas las vacaciones para entonces: Irnos al pueblo una semana a finales de junio y otra a la playa y ahora vuelvo a no SABER que va a pasar.

Me vestí, me senté en la silla frente a la doctora mirando el calendario. Me dijo que la opción es:

1.- Que me tome la píldora anticonceptiva durante unos 10 díaspara ayudar a disolver eso.

2.- Cuando me la deje de tomar, se adelantará esta regla y me bajará  a finales de junio.

3.- Conseguiremos transferir antes de las vacaciones, Si todo va bien a mediados de julio ( porque tienen que pasar tres semanas al tener mis frigobebés en estadío de blastocito).

Ayer tuve un día revuelto, pensando en a ver que me invento para las vacaciones para que no me pregunten porque no quiero un tinto de verano, no voy a ir a ningún concierto o qué. Igual ni me apetece ir…

Y lo peor de todo es que estoy cayendo en el qué mas da, da igual lo que beba, coma, haga para acelerar el proceso. No sé si esto va a ser así o no. Esperar y Paciencia son las palabras clave de los tratamientos de esterilidad, palabras que me taladran y que me están hirviendo la sangre.

(Menos mal que os escribo hoy que estoy un poco mejor de ánimo. Ayer el sol proyectaba en los objetos malévolas sombras de calaveras).