23 meses de amor: Orinal, Pañal y frases

Este mes Eric ha bebievolucionado un montón, ¡vaya enano está hecho!

  • Hemos alcanzado los 11 kilos, ueeee!! Parecía que nunca iba a ocurrir, pero hemos pasado esa barrera. Es una chorrada pero desde que toma la Desloratadina no se ha puesto malito con ninguna –itis. Además, esta subida de peso ha provocado que pasemos definitivamente de la talla 4 a 5 de pañales, porque por las noches la talla 4 empezaba a desbordarse y a quedarle muy muy justa.
  • El 10 de febrero, unos días después de cumplir los 22 meses hizo pipí por primera vez en el orinal, ¡vaya fiesta! Llevaba un tiempo señalando al baño cuando nos veía a nosotros y gritaba pipiii!!!! Y cuando le dije que si se quería sentar en el orinal dijo que sí y allí apareció el pequeño charquito feliz. Y 3 días más tardes, pidió la caca e hizo caca….¡wow! qué divertidoooo!!!! Se puso super contento al ver su caca en el recipiente.  Aunque la verdad que como no le pregunto no lo ha vuelto a hacer más, aunque no es un tema que me agobie.
  • El vocabulario es cada vez más amplio y dice un montón de expresiones y se sabe muchísimos animales. Además repite todo como un loro. Ha empezado a separar con criterio los colores básicos: azul, rojo, naranja, verde y amarillo. Llama a los electrodomésticos por su nombre, dice muchos verbos (coger, subir, bajar, comer, mimir, jugar…) y llama a muchas personas por su nombre. También ya sabe decir MIO a sus cosas y cuando quiere comer solito aún dice TU, para decir que lo hace él (en lugar de YO)
    En los últimos días está empezando a intentar hacer frases, ya no dice coche, sino ta tata ta ta tata el coche? Entona perfectamente la pregunta aunque el principio parece una especie de tartamudeo, nos partimos de risa.
  • Está desarrollando muy bien los temibles 2 años, es un montapollos profesional y le enfada últimamente ponerse el babero, hacer que se siente en la trona o que desayune sin restregar la galleta por todo el sofá… Llora sin piedad, pero somos bastante sargentos y le calmamos pero no le dejamos, porque sabemos que es berrinche puro y duro.
  • Está empezando a correr que se las pela... y nosotros detrás, claro… No conoce el miedo, ni la vergüenza, y cuanto más le perseguimos más rápido va. Especialmente cuando no puedo correr muy bien detrás, como en el vestuario de matronatación que estoy en pelota picada.
  • Tiene una gran mamitis, le encanta que sea yo la que lleva a dormir, la que le de de comer, le coja por la mañana y le de besitos sin parar. Y a mí me encanta, cómo no.
  • El 22 de febrero, con 22 meses y medio le están apuntando las dos últimas muelas inferiores. Las de arriba están muy inflamadas, pero aún les queda para romper. ¡Así está mordiendo chupetes y cosas sin parar! Hoy el día de su cumplemes, ya tiene su muela izquierda casi fuera.
  • Come como una lima… plato principal, yogur, fruta… ¡De todo y le chifla! Últimamente estoy un poco sosa con el desayuno, que lo basamos en galletas, pan tostado, tostadas de espelta o cereales, a ver si me ilumino y cambiamos un poquito. Hay días en los que voy más pillada y tengo que dejarle los dibujos para darle de comer yo, y me da mucha pena porque nunca me ha gustado este método, pero sino no llego a trabajar, literalmente.

Y nada… en un mes estamos de cumpleaños… ¡qué rapido va esto!

La revisión de los 18 meses

Ayer fue la revisión de los 18 meses de Eric y está estupendamente.

El enfermero Efe le exploró  la vista,  las caderas, los oídos, le hizo caminar,  le miró los genitales (no tiene fimosis, sólo unas adherencias y nos recomendaron lavar con agua y jabón), el test de TEA (espectro autista) y le contaron los dientes (ya tiene casi todas las piezas, le faltan las 4 muelas de atras.

Nos hicieron preguntas sobre crianza, todo muy variado…
Cositas como cuál es la guardería en la que va, cuántas horas, si come allí (muy orgullosa dije que no, que me encanta cocinar a mi pequeño), si el niño va al parque y le dejamos libremente jugar como y con quien le apetece.
Además nos dijo que aún no se puede esperar que el niño duerma toda la noche, que son normales los despertares (Eric se despierta dos o tres veces pidiendo agua o chupete para tenernos cerca).
Nos preguntó si ya dice 6-8 palabras con sentido, e incluso si junta dos… (juntar dos no lo hace aún), si es capaz de subir escaleras, si nos imita…
También nos recordó que a partir de los 18 meses ya puede comer de todo, pescado azul también y que hagamos una dieta variada con el resto de la famiila,  exceptuando las aceitunas con hueso y los frutos secos y las salchicas de frankfurt que por lo visto son muy peligrosas…

Le midieron y tallaron
Talla: 78 cm (P5)
Peso: 10, 180 kg (P38)
Perímetro craeal: 47,4 cm (P50)

También le pusieron la vacuna correspondiente, que es un recuerdo de

Difteria-Tétanos-Tos ferina acelular
Haemophilus Influenzae b
Polio inactivada

Y por último nos recomendaron ponerle la vacuna de la gripe, por las bronquiolitis, otitis y crisis de broncoespasmos que tuvo el invierno pasado. Así que  a partir del 17 de octubre de 2016 podemos llamar para que se la pongan, que se abre calendario de la vacuna en la Comunidad de Madrid.

Le pregunté que si podía ir a matronatación por las otitis y demás y me dijo que sin problema ninguno, mientras no estuviera enfermo de los oídos. Espero que no le pase pronto, porque en la piscina lo pasamos genial, pronto escribiré un post con los avances que ha tenido hasta ahora.

También le pregunté sobre cuándo dejar el chupete y  me dijo un truco. Ve retirando todos según se vayan poniendo feos, y déjale sólo uno. Ve explicandole que es el último porque ya no le hace falta y como se va a poner asqueroso, él solo se va a dar cuenta de que ya no le sirve para nada y lo va a apartar. Jamás lo había escuchado, ¡pero así lo haremos! Tan simple como eso

Así que todo genial, mi pequeño es un bebé grande… que aunque literalmente es un pequeñín está feliz, come, sonríe y se desarrolla fenomenalmente. Cuando nos fuimos, se despidió con la mano y diciendo adiós a Efe y a la enfermera residente, mientras yo escuchaba por lo bajito cuando ves a un niño así, no hacen falta más pruebas de que está bien y que los padres lo hacen genial….

Y yo no cabía por la puerta de orgullo…lo hacemos bien. Es sólo intuición, sentido común.