Operación Pañal

El tema del colegio y los pañales me traía un poco loca. Es cierto que Eric está siendo un poco tardón para controlar esfínteres pero es que hasta hace muy poco lloraba al ver el orinal y no quería ni verlo y por supuesto yo no iba a obligarle. La presión social al respecto, como siempre, un coñazo: Que si va a ir al cole, que le siente, que le ponga, que si aún lleva pañal, que blablabla

Con los 35 meses ya cumplidos (hace tres semanas), su educadora Gemma me comentó que estaba empezando a mostrar interés y a sentarse en el orinal. Así que hace menos de tres semanas decidimos empezar a ver que pasaba…  Yo me estaba agobiando bastante porque no veía el momento en que el peque quisiera dejar el pañalete y empezar a usar el orinal. No le veía preparado cuando creo que la que no lo estaba era yo. Y nos ha sorprendido para bien, como suele ocurrir en estos casos.

¿Cómo lo hicimos entonces?

Empezamos a ponerle en el orinal un domingo cada hora en punto. A veces hacía, a veces no y a los pocos minutos se lo hacía encima! OMG! Decidimos unar una especie de panel de recompensas para utilizar sólo para nosotros para llevar un control diario de cómo va la evolución y cada cuanto hacía en el orinal o se le escapaba.

Semana 1. Antes de Semana Santa.  Semana loca en la que Mr. Popero tuvo mucho trabajo y llegaba súper tarde y me encargué yo unos cuantos días. Se hacía varias veces pipí encima (dos o así), y por supuesto aún no lo pedía. Había que ponerle. Y la caca se escondía en un rincón y te avisaba después. Menos mal que nos dimos cuenta pronto y observándole ya detectábamos las señales.
Como guinda al pastel, ese fin de semana nos fuimos fuera de casa rural con 12 amigos más, y fue divertido estar detrás de él cada hora y poco para que no se hiciera pis cual perrete por los rincones e íbamos con el orinal a todas partes. Pero poco a poco se iba dando cuenta del pis.

Semana 2. Semana Santa. Semana de avance total ya que aunque no tenía las rutinas de la guardería como referencia,  las vacaciones de su papá y mayor disponibilidad mía (sin academia de oposición esa semana) lo hizo mucho más fácil. Fuimos alargando el tiempo que estaba sin ir al baño, hasta hora y media.
Él empezó a ser consciente de qué sentía al hacer pis, que si  salía por el agujerito de la colilla y la tenía que sujetar, cuando terminaba y cuando aún le quedaba. Podría decir que fue consciente de la acción.
Lo peor: Mochila con orinal allá donde íbamos en plenas vacaciones y con dos mudas por si acaso, parecemos la familia de los caracoles.

Semana 3. Mayor avance. Vamos alargando el tiempo sin ir al baño y nos atrevemos a hacer pequeños viajes y excursiones sin orinal (a la biblioteca, al parque, a comprar…). Está aguantando más de dos horas y ¡aleluya! Ya es plenamente consciente de cuando tiene ganas y pide hacer pis!!! Y unos días más tarde también la caca!.
En la escuela nos comentaron que la semana anterior había sido decisiva y que habíamos hecho bien los deberes. Oeoeoeoeeee!!!
Comentar que por la noche le ponemos pañal, pero la noche del jueves se ha despertado diciendo que quería hacer pis!!! TOMA YA!!!

Seguiremos informando!!!

Anuncios

Cumpliendo 22 meses

Hoy Eric cumple 22 meses. ¡Qué mayor se me está haciendo!Y qué poco me queda ya de bebé y de contar por meses,¿verdad?

Lo que más destacaría en este momento es que noto un desarrollo del lenguaje muy importante, hoy mismo ha empezado a diferenciar los sexos diciendo niña y niño.
Y además de todas las frases que apuntaba en los 21 meses, también dice muchas otras más… describe las partes del cuerpo,  diferencia diferentes frutas y alimentos, y sabe ya muchísimos animales y sus sonidos, y algunas prendas de ropa (zapato, zapatilla, calcetin, pijama...).
Los medios de transporte son su predilección y los nombra sin parar: el ten, el coche, el obús, el aaion, aarco..
Dice que la comida quema, que se va a bañar, a mimir, a juvar, al tobogan y que las cosas son muy guays. Nos llama diciendo ven, ven, dame, besito… y gracias y de nada.
Hace unos días me sorprendió contestando un amoroso Qué tal? cuando le dije Hola!. Y ha aprendido las últimas palabras de las canciones de Cumpleaños Feliz y Cucú cantaba la rana.

Y al fin he escuchado lo mejor del mundo Mamiii, te ero… me de-rri-to

Conoce sus juguetes y los llama para pedirlos.  y últimamente está mostrando predilección por un osito blanco de Suavinex y un León de Imaginarium y se abraza a ellos por la noche. También le gustar mucho jugar con las fichas (las construcciones), con una ciudad de madera de Lidl y su garaje.

También es muy expresivo, ya que se echa mano a la nariz y dice que huele fatal la caca, dice adiós antes de irse a la cama, al médico,en la guardería,  y cuando acaban los dibujos. También ladea la cabeza con cierta empatía al escuchar y no para de repetir ohh cuando se sorprende y de negar con la cabeza. A veces nos pone cara de enfado total cuando le reñimos y nos repite no se hace!, cosa que me cabrea un huevo. También está empezando al fin a decirnos SII con sentido, ¡bien!

En cuanto al tema del pañal, tenemos el libro de Puedo mirar tu pañal con el que él mismo ha aprendido lo que es el orinal y cómo se usa y a veces hace amago de sentarse en el suyo. También se da cuenta cuando se hace caca y lo dice, así que pronto empezaremos con ese tema, quizá probemos en Semana Santa.

A esta edad come de todo y aunque cuidamos el tema de la sal y que coma todo casero y fresco, a veces sí que le damos algún pequeño trozo de bollito, o algún frito. Aunque estoy contenta porque no es un niño de chuches, ni chocolate, ni gusanitos, ni comida basura. Estoy muy feliz porque el BLW es lo mejor que hemos hecho nunca, y aunque cuesta al principio el resultado es genial y ya maneja más o menos bien cuchara y tenedor.
En este mes entre sus platos favoritos están  el arroz con tomate,  la pasta,  las patatas fritas, la zanahoria y el brócoli al vapor, el pescado a la plancha y la sopa, que no falla nunca.

Dormir lleva siendo una maravilla desde hace poco tiempo. Atrás quedó el niño que costaba dormirle un rato desesperante. Ahora después de cenar, se rasca los ojos, pide mimir y se va a la cama con sus dos peluches, se da la media vuelta y listo. Y normalmente, duerme de 21.45 a 8,15 de media. Una genialidad total.

También he empezado a lavarle los dientes con cierto rigor. Anteriormente he ido probando a ver que cara ponía, pero sin ninguna periodicidad. En esto iba mal y tarde, pero le vamos a poner remedio ya, jejeje.

Y nada, si se me siguen ocurriendo cositas, las escribiré sin falta!