La paternidad. Maridos pachorras, lo tengo que aprender yo todo?

He estado mucho tiempo planteándome escribir este post.

Me parece injusto poner un titulo, porque no puedo plasmar en una frase mis sentimientos y cualquier cosa puede parecer muy categórica. Pero la realidad es que Mr. Popero no se entera de algunas cosas.

Ayer tuvimos una discusión al respecto por la tarde, que acabó con lágrimas por mi parte. Sabéis que no he sido nada llorona en el embarazo, pero ayer llegué a mi límite. Era algo así como impotencia y él se sintió fatal.

Mi marido ha venido conmigo a todas las clases de preparación al parto, somos los dos responsables de las tareas domésticas y está entusiasmado con la paternidad. Pero en nuestro yo profundo somos muy diferentes: yo soy organizada, precavida y muy informada y el es mas tranquilo y prefiere plantearse las cosas cuando vienen. En esto somos la noche y el día.

Ya estoy nerviosa con la llegada del bebé, quedan menos de tres semanas y tengo una lista de cosas que he cerrado. Otra lista donde he ido apuntando todas las necesidades del niño durante nueve meses, con base a criterios e informaciones de lo que me parece necesario y lo que no (y que me ha costado informarme de ello, vaya).

Todo lo que he comprado lo he decidido yo mirando y rebuscando. Y me he leído revistas, artículos, libros para matizar mi idea de maternidad, formarme, estudiar.

No le pido que tenga la misma ilusión que yo (yo dispongo de mas tiempo y aun mas ahora con la baja), ni la misma necesidad de saberlo todo. Pero ayer le pedí que se involucre con lo necesario.  Necesito tener la seguridad de que sabe hacer las cosas, de que no le voy a tener que andar explicando como hacer la bolsa del carro, como se esterilizan las cosas, como se da la leche, cuantas veces y como hay que cambiarle, donde esta la ropa colocada, con que jabón se lava y como, y así podría seguir con mil cosas.

Ayer le dije que todo esto me preocupaba. Es que soy yo la que me tengo que enterar de todo y luego contártelo? Me siento como en nuestra boda, yo decía todo y el decía sisisi. Y no me gusta nada esa sensación. Pero entonces era una boda, eran flores rosas o rojas y ahora es un bichito que va a llorar, a demandar… y no vamos a tener tiempo para reaccionar. O se va a meter en Google en ese momento para ver que decide hacer? No sé… No le pido que nos enteremos de todo, pero al menos tener una idea…

Y se agobió y me pidió disculpas, pero creo que ya me he metido en la espiral y he creado un embudo de informacion gusilucil en mí dificil de transmitir. Y sé que en tres semanas no se va a poner al día, porque le conozco y no le da tiempo, simplemente.

A ver que tal salimos de esta y en que queda la cosa… Seguiremos informando. Pero creo que muchos de los Papis siguen dejando que nosotras llevemos el carro y decidamos y a mí esto me da mucha rabia y me asusto 😦 la responsabilidad es gigante.

edit – 21:58 

Unas horitas después de este desahogo blogueril, Mr. Popero hace que tenga que arrepentirme de estas palabras. Me ha preguntado sobre la lista de cosas para entenderlas y hemos abierto una carpeta compartida en la nube para trabajar con ella. También ha querido ver cajón por cajón todas las cosas del bebé (que sabía que existían porque las hemos comprado pero no como se han organizado), que le explique la utilidad de algunos objetos y como he pensado en su uso (y qué opina al respecto) y se ha puesto a rastrear webs y blogs de referencia.

Me sigue escociendo haber llegado a la semana 37+2 para que se ponga las pilas, pero la charleta de ayer ha venido bien

Mr. Popero va a ser el mejor padre del mundo, nunca lo dudé, pero es que mi amor es un Pachorras y yo una cagaprisas 😊

Anuncios